LA REVOLUCIÓN MEXICANA: La lucha contra Porfirio Díaz y Victoriano Huerta

Venustiano Carranza, Francisco Villa, Francisco I. Madero, Emiliano Zapata

Venustiano Carranza, Francisco Villa, Francisco I. Madero, Emiliano Zapata

Javier Garciadiego en su obra, “La Revolución”,  Analiza los acontecimientos más importantes durante el final del Porfiriato y que definirían las bases del siglo XX. Plantea que el gobierno de Díaz se encontraba en declive. Su mandato se había hecho de opositores en todas las clases sociales; gente que incluso había anidado en su dominio. Encima, los reyistas, quienes habían servido bien a Don Porfirio, vieron con malos ojos la decisión sucesoria inclinada hacia el grupo de los científicos. Reyes quería la vicepresidencia y se dio  a la tarea de asegurarse su puesto por medio de propaganda y publicaciones en diversos medios. Al demostrar su alcance es comisionado a Europa. Díaz temía ya a su poder. Muchos reyistas, sin tener más a su líder, deciden inclinarse hacia un movimiento naciente: el maderismo.

Francisco I. Madero se dedicó a criticar los métodos e ideas de los científicos. Concluye crear un nuevo partido político opositor a la reelección de Díaz de 1910. Mediante los clubes anti reeleccionistas nace el Partido Nacional Antireelecionista. Madero y Francisco Vázquez Gómez Serian los candidatos a las elecciones siguientes. Expandirían su popularidad rápidamente desplazando movimientos que antes fueron muy fuertes como el reyismo y el magonismo. Dice Garciadiego que Fue aprendido poco antes de las elecciones acusado de incitar a la rebelión y así pierde por default las elecciones. Escapo tras su derrota a Texas donde concluiría el plan escrito durante su aprisionamiento en San Luís Potosí. En este convocaba a la lucha armada pero como era Previsible no fue secundado por sus seguidores citadinos. Ellos habían sido aterrorizados por el asesinato de los Serdán y concientizados de la vulnerabilidad que sufrían en las ciudades. Sin embargo en las comunidades vecinas, aunque las peticiones eran distintas, se vio mejor respaldada la propuesta de Madero. Al principio se trataba de guerrillas mal organizadas y mal armadas pero al regreso de Francisco en 1911, cuando toma el liderazgo, mejora la organización y crecen los grupos armados. El que pudieran atacar poblaciones mayores y el que el ejército federal se encontrara debilitado por los recortes de presupuesto impuestos por Díaz a Reyes, fueron factores que contribuyeron al pronto inicio de negociaciones de paz. Finalmente en el tratado de Ciudad Juárez se acepta la renuncia de Porfirio Díaz y se asegura el triunfo del Movimiento.

En el Tratado de Ciudad Juárez se estipulaba que Díaz fuera sustituido por su secretario de relaciones exteriores, Francisco León de la barra, quien se encargaría de convocar a elecciones y desarmar y deshabilitar a los rebeldes. Aunque muchos como Pascual Orozco quedaron conformes, otros como Emiliano Zapata se negaba a dejar las armas hasta que se les fueran entregadas sus tierras enfrentándose así  al gobierno interino.

En lo que refiere a las elecciones, Madero cambia el nombre del partido a Partido Constitucional Progresista y así mismo se empareja con José María Pino Suárez en lugar de Vázquez Gómez, acto de pleno desagrado para los exreyistas. Pese a todo obtuvo la victoria en octubre de 1911. La presidencia de madero trajo prácticas democráticas. Hubo elecciones. Se respetó la libertad de expresión. El poder ejecutivo dejo de dominar a los otros poderes ya fueran federales o estatales. Al contrario de lo esperado las propuestas maderistas decepcionaron a  toda clase social y grupo político. En 1913 pensó haber alcanzado la estabilidad al derrotar a sus principales opositores pero finalmente es derrocado a traición por Victoriano Huerta en febrero de 1913. A la alianza  de los golpistas con Henry Lane Wilson se le conoce como pacto de la ciudadela o de la Embajada.

El gobierno de Huerta comenzó siendo una amalgama de antimaderistas. Se enfrentó a cuatro zonas de rebelión. Zapata exige la tierra y la aplicación del plan de Ayala al sur. Villa ha roto con Carranza y rige el norte. Obregón, clasemediero, controla el noreste tienden al capitalismo. Carranza fue apoyado por militares y burocracia; controla el noreste y tiene el poder político en sus manos.

Anuncios