La prensa en México

Los medios mexicanos

Introducción.

Hoja Volante

La Gaceta de México

El Despertador Americano

El diario de México

La Prensa en el siglo XIX

La Prensa en el siglo XX

El Zapatismo.

Como avanzamos de la hoja volante al siglo XXI.

Introducción

Por Christopher Navarro Delgado

 

La historia de la  comunicación en México ha sido, cómo la mayoría de las historias, un proceso colmado de contrariedades y luchas de poder qué influyen hasta la fecha en la conducta y pozo de valores de los mexicanos. Es importante conocer e identificar los fenómenos comunicativos qué rodearon el existir del mexicano a partir de su fundación cómo una identidad pista evidenciar el porque del quehacer mediático actual y sus posibles repercusiones en el futuro de la sociedad. A través de esta recopilación de investigaciones busca recorrer momentos destacados en la historia de los medios de comunicación mexicanos desde su occidentalización mediante la llegada de los españoles y sus interpretaciones de los medios europeos y hasta situarnos en un contexto contemporáneo y de relevancia. Cada uno de estos fenómenos clave será expuesto y analizado brevemente de manera consecutiva como propuesta de una línea temporal en la qué se resuman los sucesos qué formaron a los medios actuales y probablemente se evidencien respuestas a algunas de sus problemáticas cómo: ¿Cuando, cómo y donde surgen los medios de comunicación en México? ¿Cuales son los valores en los qué se basan los medios de comunicación mexicanos? ¿Cual es el nivel de influencia qué ejercen los medios de comunicación masivos del país en la audiencia local y por qué? ¿Cuales fueron los eventos qué dieron forma a los medios de comunicación masiva en México y por qué son éstos decisivos en el porvenir de la nación? ¿Quienes fueron los actores principales durante el desarrollo de los medios de comunicación en México?

En el primer capítulo Diana Evelyn Gutiérrez Hernández hablara sobre la llegada de los medios masivos de comunicación a México, que características tenia la hoja volante y cómo influyo ésta en el desarrollo del pensar del mexicano. En el segundo capitulo retratará el proceso de cambio de las hojas volantes a las gacetas haciendo énfasis en sus logros y avances. En el tercer capítulo José Enrique Sánchez Guillen describirá el acontecer en la historia del Despertador Americano y las características que la distinguían de otras publicaciones. Asimismo lo hará en el cuarto capítulo con El Diario de México para poder hacer una comparación entre ambos. En el capitulo quinto Corazón García Solís hará un retrato del modo en que se vivió la prensa del siglo XIX para poder apreciar su evolución hacia el siglo XX en el capítulo sexto, facilitando la asimilación de sucesos como el movimiento del 68 y el manejo mediático que se le dio. Para continuar Analizando el manejo de la información en los medias contemporáneos, Osvaldo Erazo Jasso explicara el surgimiento del movimiento zapatista, sus alcances y su importancia mediática en el capítulo séptimo. Finalmente y a manera de conclusión también nos hará un recuento de las experiencias, avances, logros y retrocesos de los medios de comunicación en México vividos a lo largo de su historia y sus posibles impactos e el porvenir de la vida del mexicano.

 

 

Hoja Volante

Por Diana Evelyn Gutiérrez Hernández

Abstract

Se investigó el inicio del periodismo en México tomando como partido inicial la época de la colonia y como un parteaguas a la imprenta, la responsable de iniciar –sin que en ese momento se supiera- el periodismo en México.

Con esto se busca conocer los orígenes para ver que tanto ha avanzado el periodismo y los medios de comunicación de la época virreinal a la actual.

Se buscó en textos relacionados y la primer hoja volante de la cual se tiene los datos, para poder así lo anterior.

 

Inicios

El instrumento esencial para que existieran los medios de comunicación (difusión) en México fue la imprenta, con esto so sólo se informaba a la gente también se desarrolló la cultura con esto podemos decir que “la historia de la prensa no se puede desligar de la imprenta, por lo menos hasta ya entrando el siglo XI.

Para la escritora Stella Maris Fernández la imprenta en la colonia tiene relación con el desarrollo político administrativo de la nuevas tierras, por tal razón en el virreinato de la Nueva España fue donde se inició la imprenta en 1539.

Se considera a Juan de Pablos, originario de Brescia, Italia, estableció la primera imprenta en la Nueva España. El impresor italiano representa a Juan Cromberger, impresor alemán radicado en Sevilla, a quien el rey Carlos V concedió la autorización para ser el único en imprimir y vender libros en territorio novohispano. Sólo hasta la muerte del alemán, en 1540, Juan de Pablo pudo poner su nombre en los libros. Al mismo tiempo se extendieron concesiones para otros impresores, lo que permitió la proliferación de imprentas el inicio de la importante tradición tipográfica en México

Las primeras imprentas fueron de carácter religioso, superando así imprentas europeas.

El desarrollo de los medios de difusión periodística se debe al avance de la sociedad novohispana, con esto podemos decir que las formas de comunicación y exposición periodísticas han avanzado como la cultura ha avanzado en la sociedad Mexicana.

1 Sánchez Rivera, Manuel. “La función de la imprenta en la Ciudad de México a finales del siglo XVIII, en Mariano Zúñiga y Ontiveros, Desde el periódico hasta el calendario [en línea] http://historiadoresdelaprensa.com.mx.hdp/files/124.doc2 Mandujano Jacobo, Pilar. Periodismo en México. Recuento e interpretaciones. México D.F.: Porrúa, 2011

Al principio se necesitaban de pregoneros quienes llevaban información oficial a los ciudadanos gritando en las plazas y calles de las ciudades. Quince años después de la colonización, cuando ya había imprenta llegó la hoja volante a la colonia.

Características

Las hojas volantes son de suma importancia en el periodismo pues historiadores están de acuerdo en considerarlos como el germen del mismo, aunque hayan carecido de periodicidad. Eran papeles sueltos pero con carácter informativo, también recibían otros nombres “relaciones”, “nuevas”, “noticias”, “sucesos” o “traslados”.

 

 

Las hojas volantes informaban no solo aspectos locales o del país, también se encargaba de dar a conocer hechos del extranjero, de hecho generalmente eran noticias extranjeras. Pero con el tiempo se fueron dedicando a asuntos internos de virreinatos americanos.

El tipo de noticias que se publicaban tenían carácter religioso, eran noticias de sensación para el común de la gente popular (sensacionalistas) terremotos, cometas, inundaciones, monstruos espantosos, castigos divinos, muerte, destrucción. En sí noticias dramáticas o infantiles que servían –sirven- para entretener a los curiosos.

La hoja volante más antigua que se conoce es la del terremoto de Guatemala, hecho que ocurrió en noviembre de 1541 y la hoja volante circuló en México hasta el siguiente año. Este volante cuenta con las características ya mencionadas en el párrafo anterior.

La hoja volante es un gran inicio en el periodismo en México, aunque su contenido era muy vigilado al inicio, poco a poco se fueron abrieron las puertas a la diversificación de la información, aunque siempre estuvo controlada pero se dio un pequeño paso hacia esa “libertad”.

 

 

 

La Gaceta de México

Por Diana Evelyn Gutiérrez Hernández

 

Abstract

La transformación de la hoja volante a la gaceta significó no sólo un avance en el tema periodístico-informativo, sino también habla sobre un avance en la sociedad mexicana tal y como se ve en las etapas en las que se desarrolló la Gaceta de México que se desarrolla en este texto.

Se logra captar las influencias europeas que se tenían en la Nueva España, poniendo así en evidencia que no todo son aspectos negativos relacionados a la época de la colonia.

 

Transformación de la hoja volante a las gacetas

Las hojas volantes siguieron publicándose durante el siglo XIX; sin embargo, fueron desplazadas por otro tipo de impresos llamados gaceta, así que para el último tercio del siglo XVII eran la fuente de información más avanzada sobretodo en su presentación, ya que no eran hojas sueltas y empezaron a tener periodicidad.

Primeramente se les conocían como Gazeta general “sucesosde este año de 166. Provisiones y mercedes, en los Reynos de España, Portugal y Nueva España. Al año siguiente salió también la imprenta de la viuda de calderón la Primera Gazeta del año 1667 y relación de lo sucedido en Portugal y la Gazeta nueva de varios sucesos hasta el mes de junio de este año de 166. Para 1667 las gacetas ya venían enumeradas por esto se les confiere el carácter de periodicidad.

Los impresos de esa época estaban estrictamente censurados, pues no permitían opiniones para hacer mejoras en la sociedad pero hay que reconocer que si cumplían con ciertas funciones del periodismo que fue el de reflejar la vida y los defectos de la época (dijo Henry Lepidus, 1928)

Un periodismo actualizado.

La Gaceta de México, Llega en el año de 1722 por Juan Ignacio Castorena, considerado el primer periodista hispanoamericano. Este impreso significó el alzamiento delas voces de la Nueva España hacia Europa pues querían demostrar que en la Nueva España ocurrían cosas. Se forjaba una identidad.

Con la Gaceta de México las expresiones no fueron meramente informativas, también fueron manifestaciones culturales, científicas, comerciales y empezaron a usar más la

1Mandujano Jacobo, Pilar. Periodismo en México. Recuento e interpretaciones. México D.F.: Porrúa, 2011.

razón en sus escritos, ya no eran tan dogmáticos como los pasados.

Con esta publicación se inicia no solo en la Nueva España sino en toda Hispanoamérica el periodismo regular, pues se publicaba cada mes la gaceta. Aunque esto de la periodicidad ya se tenía en años anteriores fue hasta el siglo XVIII que se vuelve una característica de la prensa actualizada. Esta publicación tiene una gran influencia del periodismo español.

Aquí algunos temas que se abordaban en la Gaceta de México.

Túmulos y Exequias, Arcos triunfales y Obediencias a reyes y virreyes nuevos, Batallas, Viajes. Llegadas y salidas de navíos. Edificación y dedicaciones de obras arquitectónicas, Persecuciones y Martirios, Fundaciones, Misiones, Festejos civiles y eclesiásticos. Canonizaciones, Actos públicos, Solemnidades, Certámenes literarios. Llevadas y traídas de imágenes milagrosas, Terremotos y otros sucesos raros, físicos y naturales. Autos de Fe, etcétera

Hubo obstáculos grandes para quienes se dedicaban a la imprenta pues escaseaba el papel en esa época y obtenerlo era muy costoso, así que muchos cerraban y la Gaceta de México no fue la excepción

“Suspendida a los seis números (uno por cada mes), fue que la segunda versión apareció de 1728 a 1739 con 145 publicaciones. Todas estas publicaciones seguían modelos noticiosos de Europa en donde, más que informar desgracias o conflictos, se buscaba dar a conocer hechos que sirvieran de buen ejemplo a la sociedad. Reapareció con el nombre Mercurio de México.

La Gaceta de México, tuvo una tercera etapa en el año de 1784, tenía el mismo nombre que la primera etapa y fue bajo la dirección de Manuel Antonio Valdés Murguía y Saldaña, quien era coronel de los Ejércitos Españoles. Esta gaceta tuvo una duración de 25 años y después se transformó en Gazeta del Gobierno de México. Este fue el primer periódico oficial que se publicó en México.

“La Gazeta de México en su tercera etapa se convirtió en el instrumento de difusión política del Estado de la Ilustración española . Esto significa que con ella se buscaba seguir manteniendo los intereses de poder de las autoridades españolas.

2 Gonzales de Colosio, Francisco, “Estudio introductorio”, en Gacetas de México, Reimpresión de la edición facsimilar, Vol. 1, México, CONDUMEX, Centro de Estudios de Historia de México, 1986, p. xv

3 (2015,22 de octubre) La Gazeta de México [http://www.wikimexico.com/]. de: http://www.wikimexico.com/wps/portal/wm/wikimexico/periodos/mexico-virreinal/nueva-espana/vida-cotidiana/La-Gazeta-de-Mexico.

4 Tavera Alfaro, Xavier. El nacionalismo en la presa mexicana del siglo XVIII, México, Club de periodistas de México (Biblioteca del periodista), 1963, ppv-vI. Texto citado en Ruiz Catañeda, Ma. Del Carmen, op, cit., p74

La tercer Gazeta logró ser el periódico más longevo de la época colonial, siendo publicada durante 26 años ininterrumpidamente hasta enero de 1810 que pasó de ser propiedad privada a propiedad del gobierno.

La gaceta vivió los cambios que se vivían en México pues e fue transformando al paso        de la sociedad no era la misma que se publicó en sus inicios.

“En recientes investigaciones se ha calificado a la prensa científica del siglo XVII como intermedia entre la considerada oficialista, representada por la Gazeta de México y la prensa que secundó al movimiento libertario e independista de México Esto es porque expusieron ideas de libertad, educación y democracia, temas que demandaba el pueblo.

La época de la colonia fue un vaivén de culturas y conocimientos, aunque muchos se impusieron gracias a impresiones como éstas se logró rescatar un poco la identidad un poco de lo que somos (eran) los mexicanos o colonos de la Nueva España. Siempre se busca una autenticidad y eso se ve reflejado en los medios de comunicación. La Gaceta de México es un claro ejemplo de ello.

 

 

5 Cfr. Villamarin Carrascal, José, op, cit., p.3

 

Bibliografía

1Mandujano Jacobo, Pilar. Periodismo en México. Recuento e interpretaciones. México D.F.: Porrúa, 2011.

2 Gonzales de Colosio, Francisco, “Estudio introductorio”, en Gacetas de México, Reimpresión de la edición facsimilar, Vol. 1, México, CONDUMEX, Centro de Estudios de Historia de México, 1986, p. xv

3(2015,22 de octubre) La Gazeta de México [http://www.wikimexico.com/]. de:   http://www.wikimexico.com/wps/portal/wm/wikimexico/periodos/mexico-virreinal/nueva-espana/vida-cotidiana/La-Gazeta-de-Mexico.

4 Tavera Alfaro, Xavier. El nacionalismo en la presa mexicana del siglo XVIII, México, Club de periodistas de México (Biblioteca del periodista), 1963, ppv-vI. Texto citado en Ruiz Catañeda, Ma. Del Carmen, op, cit., p74

5 Cfr. Villamarin Carrascal, José, op, cit., p.3

 

 

 

 

 

El Despertador Americano

Por José Enrique Sánchez Gullién

Abstract
Se analiza el texto Insurgente llamado El Despertador Americano de acuerdo a las características de su texto original, se trataron de percibir a grandes rasgos los ideales que identificaban a la fuerza insurgente, al igual se muestra la información más general acerca de este texto y sus editores. El autor intenta resaltar la importancia del cristianismo para la población de la Nueva España, y cómo fue este un elemento que produjo mayor solidez al movimiento.

 

La historia de esta publicación es importante porque se puede vislumbrar a través de ella los pensamientos de los habitantes de la nueva España, inconclusos de saber la realidad de su patria, y desesperados por una invasión Napoleónica de la cual no conocían sus alcances.

Esta pequeña publicación se conformó en total por 7 ejemplares, fue editado en 1810 y 1811 por Francisco Severo Maldonado y José Ángel de la Sierra.
Todo comienza cuando Francisco se entera de la ocupación de Guadalajara por las fuerzas insurgentes, muy liderada por el cura Miguel Hidalgo, Francisco acude con Hidalgo y le habla sobre la importancia de un periódico como herramienta difusora del ideal, al principio Hidalgo no está muy convencido, pero dicen los textos que después de rogarle unos días le es autorizado, logrando el primer ejemplar para el día Jueves 20 de Diciembre de 1810.

El motivo principal de la publicación, es mostrar la realidad de la encrucijada en que se encontraba el reino español a causa de la invasión Napoleónica, y que esa era la justificante ideológica, que los habitantes novohispanos no estaban exentos de lucha.

La publicación fue interrumpida con la derrota de los Insurgentes en la Batalla del puente de Calderón, batalla que se libró en Zapotlanejo Guadalajara, en ella, el ejército Realista en Nueva España, es decir, las fuerzas que sostenían la monarquía española en México contuvieron al enemigo por su mayor estrategia y artillería, es después de esa batalla que Miguel Hidalgo es apresado y fusilado.

La imprenta donde se producía El Despertador Americano fue allanada por el mismo ejercito realista el 28 de Enero de 1811, Maldonado no fue fusilado como Hidalgo, fue enjuiciado y obligado a retractarse. Póstumo se le obligó a colaborar en la edición del periódico “El telégrafo de Guadalajara”, el cual era totalmente contrario a la causa independentista.

 

Por lo tanto, llevar a cabo las guerras en las carreteras, afilad el acero, incapaz de corte, es la frase en latín que se encuentra en todos los números de El despertador Americano, la cosa puede parecer confusa, ¿qué era lo que querían las fuerzas Insurgentes? y ¿qué cosa quería realmente la sociedad novohispana?, recordemos que la población no era una sola clase o casta social, la discriminación por estos motivos de descendencia no provocaban una buena relación entre la gente de las ciudades, gente que, como en la actualidad, eran parte del pueblo pobre y oprimido, pero sus ojos no alcanzaban a ver que en su unión estaba la fuerza que corresponde a los conjuntos.

La religión católica era un punto que en el fondo, unía a los habitantes de la nueva España, ya que se inculco desde un principio de la cristianización, la satanización de otras religiones no correspondientes al mandato del vaticano y de los papas, creando en los habitantes un fuerte sentimiento de patriotismo religioso, que, hubiera podido fungir como una fuerza más poderosa. Sino, solo para manifestarse verdaderos hijos de la iglesia, y defensores ardientes de su patria.

Despertad al ruido de las cadenas que arrastráis a tres siglos. La publicación era ya un texto radical, su publicación era relativamente prohibida de acuerdo a los intereses de la corona española, es increíble intentar imaginar un texto dirigido a una población que muy probablemente se sintiera por primera vez esclava, sometida, que se diera cuenta de que su forma de vivir no tenía por qué ser así y que podía cambiar en cuanto a cambiaran ellos mismos, su forma de vida y quienes la dirigían.

Se incita entonces, ni siquiera en el trasfondo sino en el texto mismo, a un levantamiento real, a una protección del territorio, a tomar una identidad propia, aunque esta identidad descendiera de un territorio conquistador. Se hace pensar, por primeras veces, que los novohispanos se pueden hacer de un territorio, de unas leyes completamente benefactoras para ellos mismos, se les da el sueño de la libertad.

No os acobarden los sacrificios y privaciones que forzosamente acarrea toda revolución en su principio, volad al campo del honor. No me gustaría incluir un ejemplo actual, pero aquella frase original asemeja a un hastío total de los habitantes, seguro, las condiciones que pueden acabar con la paciencia de cada población varían en cuanto a violencia, necesidad, o despojo. Por tanto, aprobar la idea de una revolución social, una revolución de identidades hace pensar que el pueblo no la pasaba muy bien, y que si no luchaban por ello la iban a pasar aun peor.

La invasión Napoleónica es vista entonces, como un elemento más que podría llegar a dominar a la Nueva España, representa una doble incursión de gobernantes que no verían por los intereses de los habitantes, sino de su corona original. Imaginad el terror de que unos extraños lleguen al propio territorio a incrustar a su gana sus costumbres y sus leyes, sin importar de verdad sus nuevos oprimidos. Fortificad los puertos, guarneced los puntos todos de una y otra costa, por donde puedan pasar los Galos.

Como ya mencione anteriormente, la religión cristiana resultó motivo al cual había que defender, era una herencia que podía valer más que la vida, era una forma de vida el cristianismo en México, forma en que sus habitantes creían que, al fondo del cielo, alguien más veía por ellos, sino en esta vida en la siguiente, y por la cual, cualquier sujeto podía despojarse de la realidad asegurado de que algo le beneficiaria en la siguiente. Conserváis en América, un asilo a la religión de Jesucristo.

Para reforzar el párrafo anterior, incluiré otra cita del ejemplar original, considerando importante el hecho de dar la vida como ofrenda justa para Jesucristo, de que más vale defender lo propio que sucumbir ante lo externo, pienso, que la religión era mayor motivo de identidad en aquellos tiempos que la identidad nacional, puesto que para los novohispanos, no existía realmente una identidad nacional. Lo más sensible es, que después de todo, en la amargura y peso de vuestra opresión no tendréis el consuelo de la religión católica, que en la perdida de vuestra libertad y demás bienes temporales os alentaría con la esperanza de los eternos.

La deserción de las costumbres en caso de conquista, podía parecer a los ojos de la gente mayor y conservadora un pecado de digno infierno, claro, confiaban en que si caían bajo el imperio francés serían inundados de su cultura, transformando a las juventudes en lo contrario a lo que fueron educados ellos. Porque desengañaos, pervertidos Americanos, todos los países dominados por los monstruos que abortó la Córcega, tarde o temprano han de ser tocados del contagio del Atheismo que profesan, y han diseminado aquellos Déspotas”.

Nosotros somos ahora los verdaderos españoles. En efecto, parece que la identidad territorial no creaba mucho impacto en los novohispanos, los mestizos de 300 años de esclavitud no veían con adoro las posibilidades de un territorio propio, más deseaban un verdadero líder que los guiara a los beneficios en común, y una iglesia que nadie les pudiera disolver.

Americanos del norte! Pueblo honrado, frugal, laborioso, conocido en todo el resto del Globo por tu amor a la humanidad y la justicia, enemigo irreconciliable de todos los Tiranos, Apóstol perpetuo de la fraternidad y de la unión! Tú, eres el Amigo más seguro, el Aliado más fiel que nos ha destinado la naturaleza, estableciéndonos en un mismo Continente. Tú eres nuestro modelo y nuestro recurso, tus intereses son los nuestros, de ti esperamos los más prontos y abundantes socorros para acabar de aniquilar el Despotismo atroz. Ambos unidos seremos capaces de pacificar la tierra, y de hacerla feliz con nuestros tesoros, nuestra moderación y nuestra filantropía.

El anterior párrafo, original, nos da cuenta de la percepción que tenía la nueva España del territorio del norte, de aquel tiempo ya, entonces, nuestro territorio era inferior al del norte y recurría a este para sus necesidades modernas, pero ese es otro tema.

Otro punto importante de El despertador americano es la queja de los habitantes del robo por parte de los ministros, no es cosa del siglo XX que los políticos empezaron a ensancharse a costa de sus estrategias de gobierno, de impuestos, de guerra y de comercio ilícito. En El despertador Americano ya se reconoce el descontento por los antiguos ministros y las historias que resuenan de sus robos, implorando a los dirigentes un progreso en común como nación, y no como individuales.

Ay de ustedes que a lo malo dicen bueno, corresponde a un ataque a los mestizos que no conciben las mismas ideas que los insurgentes, y que más ostentosos sus estilos de vida, no han alcanzado a darse cuenta que una corona ajena es la usurpadora del territorio y de sus riquezas.

 

Bibliografía

López Chantal, Cortez Omar. (2005) El despertador americano. Recuperado el 24 de Octubre de 2014 del sitio web: http://www.antorcha.net/index/hemeroteca/despertador/despertador.html

Martínez Luna, Esther. (2012) El debate literario en el diario de México. Recuperado el 25 de Octubre de 2014 del sitio web de la organización scielo: http://www.scielo.org.mx/scielo.php?pid=S0188-25462012000200007&script=sci_arttext

 

 

 

 

El diario de México

Por José Enrique Sánchez Gullién

 

Abstract

El autor solo plasma la información esencial para conocer el cómo se realizó esta publicación de antes de la Independencia, pone énfasis en los puntos que más trato el Diario y como se conjuntaban las índoles de la sociedad novohispana. Al igual hace referencia a una investigación de hace algunos años donde se tocan los temas literarios de El Diario de México y sus críticas.

 

En 1805 el periodista e historiador mexicano Carlos María Bustamante y el oidor de la Real audiencia de México Jacobo de Villaurrutia solicitan el permiso para crear un periódico para la Nueva España, el cual, parecería semejante al periódico de Madrid.
En esta publicación se destacarían textos literarios, religiosos, políticos e incluso periodísticos. Al igual avisos de ocasión que resultaran útiles para la sociedad, este texto ya no era únicamente para unas esferas sociales, ya no importaba su origen o su clase social.

Después, se anunciaron las materias que compondrían la publicación, estas materias se incluirían respetando el orden en que se debían insertarse:

Avisos referentes al culto religioso

Disposiciones y providencias de política y buen gobierno

Noticias de causas célebres que se ventilen públicamente en los tribunales

Adelantos de las ciencias y las artes

Avisos relativos al comercio, almonedas, precios populares, subastas, plazas de consumo, pérdidas y hallazgos, etc.

Notas necrológicas, es decir, de algún personaje

Anuncios sobre actividades recreativas públicas y artículos de varias lecturas

Fue entonces como se comenzaron a conjuntar los escritos de los más importantes escritores neoclásicos de México, se empieza a provocar un auge de los movimientos literarios y teatrales de la época y se establece por primera vez un diálogo con los lectores.

Entre las colaboraciones que se incluían en este diario, había textos enfocados a las distintas áreas de producción del territorio, como Ganadería, Agricultura, Industria y Manufacturas, incluso había textos que tocaban el tema de la propiedad y la jurisdicción.

En los volúmenes finales se llegaron a incluir materias sobre la educación pública, y a sabiendas de que el diario llegaba a cualquier clase, la educación pública era un tema que podía llegar a resonar a la gente de más escasos recursos, pero con ideas de progreso.

A partir de cierta reforma ortográfica propuesta por Villaurrutia, empieza a haber críticas contra el diario, muchas también tocaban que los últimos artículos eran enfocados principalmente en temas internacionales o de España, olvidándose de la vida y del contexto del país donde era impreso. Por consiguiente, los editores se vieron en la necesidad de contestar paulatinamente a los reclamos, esto reflejo que el número de subscriptores bajara, a ser de más de 500 a reducirse a apenas un centenar. Villaurrutia fue destituido de su cargo de director.

Se nombró revisor del periódico a Don Antonio Piñeiro, había sospechas de que el Virrey se encargaba todas las noches de censurar el diario, e incluso, destruir totalmente algunos papeles que podían ser aportaciones importantes.

Villaurrutia llego a amistarse con las ideas independentistas, sus enemigos iniciaron con acusaciones para que se le deportara a España.

Bustamante y Villaurrutia, siguieron colaborando para el diario bajo diversos seudónimos para evitar molestias de los lectores y de las autoridades.

 

Por lo tanto, El Diario de México es característico por su público lector indiferenciado, que puede localizarse en cualquier esfera social, incluso el tono de su redacción es más familiar, empieza a darse el estilo coloquial de los diaristas, que más se dirigen al pueblo en común que a los grupos reducidos.

La información administrativa, religiosa y civil hacen que ese diario sea un auxiliar perfecto para estudiar el contexto del virreinato en esa fase de la historia, los apartados se van haciendo más adecuados a las necesidades y opiniones del pueblo.

El Diario de México tuvo una duración de casi 12 años, ya que apareció prácticamente sin interrupciones, desde el 1 de Octubre de 1805 hasta el 4 de Enero de 1817.

Los ejemplares totales conforman 25 volúmenes. Cada número del diario constaba de 3 páginas impresas. Los suscriptores tenían derecho a recibir de manera gratuita los suplementos que no excedieran medio pliego más la portada.

Para ser suscriptor había que hacer el pago anticipado de 14 reales por los diarios de cada mes, que se entregaban por las mañanas a domicilio, también existían suscripciones fuera de México y por trimestres, a razón de seis pesos y seis reales específicamente, esto solo sucedía en Puebla, Guadalajara y Querétaro.

Es importante señalar la participación de la gente en la producción del periódico, en los puestos donde se vendía el diario, también se colocaban buzones cerrados a fin de que si alguna persona deseaba depositar una noticia, un aviso o una composición literaria pudiera hacerlo sin pagar cuota alguna. El objeto de los buzones públicos fue recoger y dar curso a las inquietudes de la sociedad contemporánea, especialmente a los aficionados a la literatura.

La sorpresa que conlleva este diario es la de darnos cuenta de la cantidad de gente que producía ideas y ciencia en la Nueva España.

A propósito de la investigación de Esther Martínez Luna, podre incluir información acerca de las polémicas más representativas que se publicaron en El Diario de México durante su primera época, la mayoría de los autores de estas críticas eran la clase naciente y letrada que iba formándose en los hábitos intelectuales del periodismo de la ilustración española.

Los temas que más se incluían en el diario se referían comúnmente a la identidad cultural y social de la clase letrada que discutía, al igual que se reflexionaban acerca de las autoridades que eran señalados y sancionados en aquella época, como ya mencione antes, existió una ferviente discusión que incluía a los lectores de El Diario de México.

Se es más claro entonces, ver las tensiones ideológicas que iban surgiendo en los contendientes novohispanos, lo que Esther llama la situación retórica de crítica literaria de principios del siglo XIX.

Cibergrafia

López Chantal, Cortez Omar. (2005) El despertador americano. Recuperado el 24 de Octubre de 2014 del sitio web: http://www.antorcha.net/index/hemeroteca/despertador/despertador.html

Martínez Luna, Esther. (2012) El debate literario en el diario de México. Recuperado el 25 de Octubre de 2014 del sitio web de la organización scielo: http://www.scielo.org.mx/scielo.php?pid=S0188-25462012000200007&script=sci_arttext

 

 

La Prensa en el siglo XIX

Por Corazón García, corazongarciaso@gmail.com

 

 

Abstract

En este documento se presentan elementos para poder determinar la producción y sus mutaciones dentro de lo material, político y cultural de la prensa del siglo XIX. Comentaremos sobre las diversas técnicas de seducción. Además, se presentan, algunos conceptos fundamentales de la prensa.

 

PALABRAS CLAVE:

Prensa. Información. Evolución. Noticias. Siglo XIX.

 

 

 

En principio esta prensa aparece como vehículo divulgador del Romanticismo, y con un evidente afán de reformar al país. La puesta en práctica de nuevos medios de distribución permite el fortalecimiento del periodismo como actividad empresarial y el nacimiento de una prensa popular, dirigida al gran público. El periódico se convierte ya en divulgador de las nuevas ideas y en el caso mexicano adquirió un papel preponderante en la contienda entre liberales y conservadores, y por lo mismo un carácter de combate político.

 

Se distingue tanto de los documentos de archivo como de las memorias y correspondencias oficiales o privadas, aunque comparte con estas últimas una función de comunicación, un enfoque parcial y una ausencia de distancia cronológica que también permite compararla con la crónica.

 

Ofrece un inmenso campo de investigación a la historiografía. Permite valorar exactamente su contenido informativo.

No se han agotado las potencialidades de un material muy valioso por la función que cumple entre los hombres que se expresan en sus páginas y las masas de lectores a quienes ofrecen o imponen su visión del mundo.

 

La producción de la prensa puede dar a conocer, las múltiples facetas del estado de opinión. Obviamente, la interpretación de las ideas expresadas exige del consumidor muchas precauciones y un sólido conocimiento del contexto, así como antecedentes para no pecar de ingenuidad o equivocarse.

 

Inicialmente gozó de ilimitada libertad. Pero el 25 de abril de 1853 se expidió la ley más opresiva que había conocido México, sobre libertad de prensa. La Ley de Lares, establecía una censura previa, Los impresos debían llevar el nombre verdadero del impresor y su domicilio, lugar y año de impresión.

 

Hubo, sin embargo, algunos intentos de crear periódicos, como El Imparcial, creado por Eduardo Gasset y Antonio Ortega en 1867, que se presentaba como una publicación no política e independiente, que se basaba en la información y en las iniciativas culturales, alcanzando los 140.000 ejemplares.

 

Asimismo, cabe preservar o rescatar un material humilde, al que no se presta la suficiente atención: los boletines o folletos de asociaciones, sindicatos, instituciones educativas, laborales o comerciales, cuyos enfoques aclaran por dentro la actuación de grupos específicos o de minorías en la historia. Además, los textos periodísticos reflejan la personalidad de quien los escribe.

 

Con estas publicaciones, podemos apreciar la importancia de estas. Ya que permiten conocer más a fondo sobre personas, declaraciones, situaciones o puntos de opinión. También demuestran que para poder realizar una prensa de buena calidad se necesita de mucha investigación, fluidez y agilidad mental, ya que hay respuestas que abarcan varias cuestiones. Podemos aprender muchísimas cosas, para empezar, haciendo un llamamiento a la sociedad. Además sirve de gran ejemplo para demostrar a las personas que pueden alcanzar cualquier meta si se lo proponen, y por supuesto que la sociedad aprenda de este ejemplo.

 

 

BIBLIOGRAFÍA

Camarillo Carbajal, María Teresa. La represión a la prensa en América Latina (Hemerografía, 1978 – 1982), México; Universidad Nacional Autónoma de México.

 

Toussaint, F. Libertad de Imprenta en el siglo XIX. [En línea]. Disponible en: http://www.bibliojuridica.org/libros/5/2289/40.pdf [2006, septiembre 25].

 

Rodríguez Castañeda, Rafael, Prensa Vendida. Los periodistas y los presidentes: 40 años de relaciones. México. Editorial Grijalbo, 1993.

 

 

 

La Prensa en el siglo XX

Por Corazón García, corazongarciaso@gmail.com

 

Abstract

El objetivo principal de esta investigación es tomar los diarios del siglo XX como fuentes para la revisión de la historia de la prensa. Además, de mostrar el proceso de transformaciones que vivió la prensa a comienzos del siglo veinte.

 

PALABRAS CLAVE:

Investigación. Historia. Siglo XX.

 

 

 

El siglo veinte significó una transición entre un periodismo, más ligado a la difusión de doctrinas como expresión de partidos o grupos políticamente definidos, a otro, ligado a las exigencias de un mercado en creciente desarrollo.

 

El periódico no tiene lenguaje propio; es escueto en la información, cercano al ensayo en el comentario. Cuando la prensa se vuelve una mercancía, cometida a la competencia económica tanto como a las directivas políticas, se le aplican las normas del mercado, con sus diversas técnicas de seducción.

 

En las temáticas comienzan a aparecer las revistas de variedades, espectáculos y deportivas, mientras que en la última década mencionada, proliferan los periódicos socialistas.

 

Por otro lado, la distribución de la prensa se convirtió en un factor fundamental para la integración espiritual y económica de una determinada localidad; sin duda es un elemento fundamental para reforzar el sentimiento de pertenencia a una comunidad, política o territorial.

 

Se añaden a la creciente globalización que obliga a los periódicos a modernizarse para sobrevivir en un mercado que ya no está protegido.

 

La aparición de esos documentos abre nuevas posibilidades para entender mejor la relación entre la prensa y el poder político en México, que es determinante en nuestros años.

 

Vista la evolución de la prensa en general habría que decir que la prensa política es la que más va a sufrir.

 

Podemos percatarnos de varios puntos importantes: la prensa es vista por los autores como un negocio, lo que aclara muchas de sus circunstancias y relaciones con el Estado.

 

Durante esta época se dieron cambios más importantes en la relación prensa-Estado: se estableció el salario mínimo profesional para reporteros y fotógrafos de prensa, se regula la aplicación de recursos federales destinados a la publicidad, se suprime la presencia del Presidente de la Republica en los festejos por el Día de la Libertad de Prensa.

 

En dicho proceso es posible diferenciar dos fases. Una primera etapa en que coexisten diversos tipos de diarios, en que junto a la voluntad, decisión y capital ponen en acción a fin de instalar exitosamente la nueva forma de hacer periodismo, permanecen dificultosamente diarios protagonistas de las últimas décadas del siglo anterior y, también, aparecen nuevos medios de vida más o menos efímera, que no son propiamente clasificables en uno u otro de los anteriores.

Un segundo caso a destacar es el de La Ley, fundado el 10 de Junio de 1894, con el slogan de Diario radical.

 

BIBLIOGRAFÍA

 

Martinez Fernandez, Valentín Alejandro (2000). Historia de la distribución de la prensa. A Coruña: Diputación Provincial de A Coruña.

 

Delgado Idarreta, J.M., “La prensa riojana de principios del siglo XX” en Delgado Idarreta, J.M. y Martinez Latre, M.P., Jornadas sobre “prensa y sociedad”, Logroño, 1991, pp.

 

Aboites Aguilar, Luis, “El último tramo, 1929-2000” en Nueva historia mínima de México. México, El Colegio de México, 2004.

 

Carreño Carlón, José “Un modelo histórico de la relación entre prensa y poder en México durante el siglo XX” en http://saladeprensa.org

 

Hernández Ramírez, María Elena. “Mirada sociológica al periodismo mexicano. Del pasado reciente al contexto actual”. En http://www.mexicanadecomunicacion.com.mx/Tables/RMC/rmc89/mirada.html

 

 

 

El Zapatismo

Por Osvaldo Erazo Jasso

 

Abstract

En este capítulo veremos el renacimiento del Zapatismo, con el llamado EZLN que se formó en 1994 en la selva chiapaneca. Daremos un vistazo por el acontecimiento que marcó la pauta para el alzamiento en armas del movimiento Zapatista.

Se investigó que era el EZLN, también los acontecimientos más importantes de la participación de la prensa y comunicaciones para el movimiento.

Con este movimiento se dió el renacimiento de la comunicación escrita, porque es un acontecimiento que sacudió gran parte del país y los ojos del mundo voltearon a ver qué estaba pasando en el sureste mexicano.

 

Inicio

Primeramente ubiquemos, el movimiento zapatista en 1994, con el EZLN. Iniciaremos con la pregunta

¿Qué es el EZLN? Es el Ejercito Zapatista de Liberación Nacional, es una organización mexicana de carácter político, que en sus inicios fué militar. Su inspiración política es el zapatismo, el marxismo y el socialismo libertario, y su estructura militar es la guerrilla. Su objetivo es, según el subcomandante Marcos,

¿La toma del poder? No, apenas algo más difícil: un mundo nuevo.
y en la Declaración de la Selva Lacandona se estableció: ” …lucha por trabajo, tierra, techo, alimentación, salud, educación, independencia, libertad, democracia, justicia y paz…lograr el cumplimiento de estas demandas básicas de nuestro pueblo formando un gobierno de nuestro país libre y democrático.”[1]

Salió a la luz pública en el estado mexicano de Chiapas el 1 de enero de 1994, cuando un grupo de indígenas armados intentaron ocupar 7 cabeceras municipales el mismo día en que entraba en vigor el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLC), durante el gobierno de Carlos Salinas de Gortari; cuestionando al sistema político mexicano sobre sus promesas de modernidad. Su objetivo era el derrocamiento del presidente elegido y el establecimiento de una democracia participativa. Tras la represión militar recibida, se emprendió una actividad política, manteniendo un carácter de izquierda radical.

El Ejercito Zapatista de Liberación Nacional, se fundó en algún lugar de las selvas del sureste mexicano, un 17 de noviembre de 1893. Crecieron como organización, como ejército revolucionario y se prepararon por diez años para un levantamiento armado, saliendo a la luz pública el 1 de Enero de 1994 en Chiapas, justamente cuando entraba oficialmente en vigor el Tratado de Libre Comercio (TLC). Y dictando sus peticiones en la llamada “Declaración de la selva Lacandona”

Así comienza la famosa carta, con la que dió inicio esta lucha entre los pueblos marginados del sureste mexicano en contra del gobierno y sus medidas neoliberales:

Declaración de la Selva Lacandona.

Hoy decimos ¡basta!

Al pueblo de México hermanos mexicanos:

Somos producto de 500 años de luchas: primero en contra de la esclavitud. En la guerra de Independencia contra España, encabezada por los insurgentes, después por evitar ser absorbidos por el expansionismo norteamericano, luego por promulgar nuestra constitución y expulsar al imperio Francés de nuestro suelo, después la dictadura porfirista nos negó la aplicación justa de leyes de Reforma y el pueblo se rebeló formando sus propios líderes, surgiendo Villa y Zapata, hombres pobres como nosotros a los que se nos ha negado la preparación más elemental para así poder utilizarnos como carne de cañón y saquear las riquezas de nuestra patria sin importarles que estemos muriendo de hambre y enfermedades curables, sin importarles que no tengamos nada, absolutamente nada, ni un techo digno, ni tierra, ni trabajo, ni salud, ni alimentación, ni educación, sin tener derecho a elegir libre y democráticamente a nuestras autoridades, sin independencia de los extranjeros, sin paz, ni justicia para nosotros y nuestros hijos[2]

Con el comunicado el entonces presidente Salinas de Gortari tomó cartas en el asunto, y mandó al ejército mexicano a diluir en movimiento que estaba, muy organizado y sin ganas de ceder espacio con el gobierno. Las órdenes y peticiones del EZLN que iban a demostrar que era un grupo organizado aparecen en la Declaración y son las siguientes:

Primero. Avanzar hacia la capital del país venciendo al Ejército Federal Mexicano, protegiendo en su avance liberador a la población civil y permitiendo a los pueblos liberados elegir, libre y democráticamente, a sus autoridades administrativas.

Segundo. Respetar la vida de los prisioneros y entregar a los heridos a la Cruz Roja Internacional para su atención médica.

Tercero. Iniciar juicios sumarios contra de los soldados del Ejército Federal y la policía política que hayan recibido cursos y que hayan sido asesorados, entrenados, o pagados por extranjeros, sea dentro de nuestra nación o fuera de ella, acusados de traición a la Patria, y contra todos aquellos que repriman y maltraten a la población civil y roben o atenten contra los bienes del pueblo.

Cuarto. Formar nuevas filas con todos aquellos mexicanos que manifiesten sumarse a nuestra justa lucha, incluidos aquellos que, siendo soldados enemigos, se entreguen sin combatir a nuestras fuerzas y juren responder a las ordenes de esta Comandancia General del EJÉRCITO ZAPATISTA DE LIBERACIÓN NACIONAL.

Quinto. Pedir rendición incondicional de los cuarteles enemigos antes de entablar combates.

Sexto. Suspender el saqueo de nuestras riquezas naturales en los lugares controlados por el EZLN[3]

 

El Papel de Los Medios de Comunicación

El movimiento social de los Zapatistas en Chiapas, México ha ganado fama alrededor del mundo por muchas razones. Una de estas razones es que los Zapatistas están en un grupo de gente indígena luchando contra un gobierno corrupto para ganar la autonomía. Aunque esta es una razón importante, se considera que una de las razones más importantes es que los Zapatistas, han tenido la capacidad de compartir su lucha con el resto del mundo por los medios de comunicación. Para apoyar este argumento se ha consultado tres fuentes de información sobre la Revolución Zapatista y su uso en los medios para compartir su historia y ofrecer inspiración a otros grupos marginados en diferentes partes del mundo.

La primera fuente que explicaremos, es un artículo de Cuicuilco escrito por Adriana López Monjardin en el año de 2002. En el artículo titulado “Unidad y pluralidad en el discurso de los municipios autónomos zapatistas, así que el pueblo de México y del mundo, aguas con esto, “ella habla del hecho que los Zapatistas querían compartir cada momento de sus experiencias con otras poblaciones del mundo. También dice que el movimiento quiera extender su causa por todo el mundo para que otros grupos de gente marginada pudieran luchar contra su represión como lo hacían los zapatistas. Además, Monjardín enfoca su artículo en la idea que la interpretación del mensaje de Los Zapatistas cambiará por cada sociedad del mundo y que esta interpretación es lo que va a causar una revolución o no. Aunque es un artículo en Cuicuilco, una publicación gratis en la red de la Escuela Nacional de Antropología e Historia, no es para lectores con sola una educación media. A causa del hecho que Cuicuilco está reconocido por sus investigaciones académicas de antropología e historia en México y América Latina, es un artículo muy denso y académico con un tono muy formal pero que todavía ofrece información útil y creíble[4]

Para la segunda fuente sobre los medios de comunicación en relación al movimiento zapatista es menos formal y porque es del periódico EL Norte, un periódico de Monterrey que es muy popular en México, este artículo escrito por Francis Pisano está dirigido a un público de gente común en México. Por eso aunque, los periódicos son recursos de confianza también pueden contener información parcial o incompleta. Con esto en mente, el artículo de Pisani es muy útil porque habla del hecho de que Los Zapatistas podían pasar su información por los medios como la red porque “las instituciones establecidas ya no son dueñas de la comunicación.”  Entonces, Los Zapatistas tenían la habilidad de decir lo que querían sobre su causa sin censura del gobierno de México. También, él menciona que a causa de los mensajes que los Zapatistas estaban transmitiendo por todo el mundo, en 1995, “el nuevo medio está en proceso de trastocar los procesos políticos, económicos y sociales, de Uruguay a Filipinas” (Pisano “Una Época Formidable”)

El tercer recurso también tiene que ver con la tecnología y su importancia para Los Zapatistas. Aunque contiene información similar al artículo de Pisani, “Los medios de comunicación en Chiapas” es mucho más largo y usa un lenguaje más simple que las otras fuentes. A causa del hecho que Juergen Moritz escribe la información para El Centro de Competencia en Comunicación de América Latina, es información que viene de años de investigación y por eso, es muy creíble. En su artículo, Moritz enfoca mucha atención en la historia de México hasta el punto de la revolución de Los Zapatistas para mostrar que el ambiente fue perfecto para un movimiento social.  También, ofrece muchos detalles sobre la revolución y dice que “los medios de comunicación jugaron un papel importante” (Moritz, p. 3) en el desarrollo del movimiento. En cuanto a estos medios, incluyendo la radio, la TV y el internet, Moritz pasa mucho tiempo hablando no solamente de la importancia de ellos para Los Zapatista sino también de la evolución de su uso en México en general[5]

Conclusión.

Entonces, mientras Los Zapatistas son conocidos por muchas razones, su uso de la tecnología y los medios de comunicación los he hecho populares alrededor del mundo. Las tres fuentes reseñadas aquí describen por qué los medios están tan importantes a Los Zapatistas en sus esfuerzos para compartir sus experiencias y su causa. Aunque algunas fuentes como los artículos de Cuicuilco y el del Centro de Competencia en Comunicación de América Latina son muy académicos y el de El Norte es para un público general, los tres, son creíbles y son libres de mucho prejuicio. A que son artículos académicos, “Unidad y pluralidad…” y “Los medios de comunicación en Chiapas” usan un léxico formal y específico y un estilo serio con atención a detalles y citaciones de sus propias fuentes de información. Al otro lado, “Una época formidable” en El Norte es de un periódico popular y es más general y usa palabras comunes.  A pesar de estas diferencias, se piensa que todas estas fuentes son muy útiles y pueden ser de confianza como recursos en el estudio sobre el uso de los medios de comunicación por el movimiento Zapatista.

 

Bibliografía

http://es.wikipedia.org/wiki/Ej%C3%A9rcito_Zapatista_de_Liberaci%C3%B3n_Nacional

Declaración de la selva Lacandona: http://palabra.ezln.org.mx/comunicados/1994/1993.htm

Monjardín, Adriana López. “Unidad y pluralidad en el discurso de los municipios autónomos zapatistas. ‘Así que pueblo de México y del mundo, aguas con esto’.” Cuicuilco 9.24 (2002).
Moritz, Juergen. Los medios de comunicación en Chiapas. Tech. Chiapas: El Centro de Competencia en Comunicación para América Latina, 2005
Pisani, Francis. “Una Época Formidable.” El Norte [Monterrey] 27 July 1998: 7-7. El Norte. Web. 7 Feb. 2010. .
Pisani, Francis. Francispisani.net. .

 

 

Como avanzamos de la hoja volante al siglo XXI

Por Osvaldo Erazo Jasso

Abstract

Se investigó toda la historia del periodismo, desde la época colonial, hasta el siglo XXI. Cómo fué que evolucionaron los medios de comunicación, cómo nació la hoja volante, siguiendo con varios tipos de gacetas que eran muy útiles, pero a la vez, no tanto porque en ese México colonial había pocas personas que sabían leer y escribir.

Pasamos por diferentes épocas, para llegar así a nuestro tiempo más contemporáneo

Con esto se busca conocer, a grandes rasgos los acontecimientos más importantes de los medios impresos de nuestro país.

Inicio

Las bases del periodismo en nuestro país se remontan a la época colonial, en el siglo XVI, cuando circularon por las calles de la capital de la Nueva España los famosos pregoneros, que a pulmón abierto gritaban en las plazas públicas o sitios der gran concurrencia como los mercados, las noticias de actualidad. Obviamente que esta labor comunicativa y social era realizada bajo la supervisión de las autoridades coloniales, que a través del cabildo otorgaban permiso expreso a estos hombres.

La llegada de la imprenta en México ocurre en 1539, cuando a instancias del arzobispo Fray Juan de Zumárraga llega a radicar en la capital de la Nueva España el impresor italiano Juan Pablos. De manera paulatina se fueron instalando más talleres de impresión con lo que inicia la circulación de hojas volantes. La primera de ellas que se impresa en nuestro territorio es el Mercurio Volante, editado en 1693 por el intelectual Carlos de Sigüenza y Góngora, con noticias de carácter histórico y científico.

Una de las hojas volantes más antiguas que se conocen y que ha servido como fuente de datos para varios historiadores es la Relación del terremoto de Guatemala, evento que ocurrió en noviembre de 1541, aunque el volante circuló en México hasta 1542.

En enero de 1722, el clérigo católico y doctor Juan Ignacio de Castorena y Ursúa funda la Gaceta de México y noticias de Nueva España, considerado como el primer periódico de México, donde publica informaciones religiosas, oficiales, comerciales, sociales, mineras y marítimas. Este órgano mensual duró de enero a junio de ese año.

Desde entonces, los periódicos y las hojas volantes en México y en el resto de Hispanoamérica tuvieron una utilización práctica. En las colonias el periódico se popularizó porque se adaptaba perfectamente a los requerimientos de hombres ocupados que tenían gran necesidad de información práctica sobre todos los temas en palabras sencillas.

Periodismo a partir de la Independencia.

Aunque la elaboración de periódicos no fue considerada en esa época como una actividad que significara abundantes ingresos económicos, la práctica del periodismo fue eficiente para la difusión de corrientes de pensamiento entre grupos selectos de lectores que crecieron en número, conforme se fueron abatiendo los índices de analfabetismo en todo el país.

A partir del Despertador Americano de Hidalgo, fue muy notorio que los periódicos que se editaron sirvieron como bandera de lucha ideológica de grupos precursores de las transformaciones sociales que buscaban en un México independiente. También con esa necesidad de divulgación ideológica, se propició la proliferación de los talleres de impresión en distintas ciudades.

En esta época el periodismo fue un factor importante que ayudaría a los criollos en su lucha por la independencia de España. El Pensador Mexicano de José Joaquín Fernández de Lizardi fue uno de los periódicos más comprometidos dentro de este contexto. A la par del Pensador Americano de Lizardi, fueron surgiendo otras publicaciones insurgentes como el Sud de José María Morelos, el Correo Americano del Sur a cargo de José Manuel Herrera, el Aristarco Universal de Lorenzo de Zavala y el Ilustrador Nacional del doctor José María Cos, entre otros medios que diseminaron por gran parte del territorio mexicano el espíritu independentista.

Con la Constitución de 1824 se instauró el régimen de libertad de prensa y con ello se amplió el marco jurídico para el desarrollo de la actividad periodística en todo el país, que creció en proporciones geométricas. Fueron los periódicos El Ateneo Mexicano y Siglo XIX (1840) y El Monitor Republicano (1844) el conducto para difundir las ideas liberales de Francisco Zarco, Guillermo Prieto y Andrés Quintana Roo, que tuvieron efecto en la comunidad pese al analfabetismo y aislamiento de los centros poblacionales en todo el país. A partir de un periódico, la noticia era transmitida oralmente.   La prensa también jugó un papel relevante durante la invasión francesa (1862-1867). La respuesta del gobierno imperial a los periodistas opositores fue drástica y violenta en muchas ocasiones. Dentro del bando republicano identificados con la causa juarista, participaron Francisco Zarco con La Independencia Mexicana, Guillermo Prieto en Monterrey con El Cura de Tamajón y El Monarca en San Luis Potosí, e Ignacio Ramírez que publicó La Opinión en Sinaloa y La Insurrección en Sonora. Los periodistas liberales, además de tener que ocultarse y verse obligados a emigrar constantemente al ser perseguidos por el imperio, fueron combatidos por personajes afines al gobierno monárquico de Maximiliano en las publicaciones El Boletín de Orizaba, El Verdadero Eco de Europa, La Opinión, La Reacción y El Veracruzano, además de La Prensa y El Pájaro Verde, estos dos últimos se editaron en la capital.

La prensa postrevolucionaria y contemporánea.

A Porfirio Díaz se atribuye el apoyo para la apertura de El Imparcial que fue entonces el periódico más moderno de México. Fundado en 1896 por Rafael Reyes Espíndola, El Imparcial tomó el modelo clásico de los periódicos estadunidenses con su definición de secciones, corresponsales en provincia y servicios noticiosos de la agencia Associated Press (AP), lo que le atrajo mayor número de lectores que lo hicieron su favorito ya que alcanzó tirajes de hasta 100 mil ejemplares. El Imparcial desplazó a los periódicos el Siglo XIX y El Monitor Republicano que hasta entonces, eran las publicaciones más consolidadas en el gusto del público.

La prensa pasaba pues a ser un producto comercial en la nueva sociedad mexicana. Su estilo estadounidense en cada uno de los periódicos estaba presente: propaganda. Además de que el modelo a seguir era el estadounidense, de las cuales inclusive gracias a las agencias que ya tenía estados unidos, nutrían los diarios nacionales. En México la prensa seguía siendo algo de elite, no todos tenían el acceso a sus páginas. Y muchos de los intelectuales de aquellas épocas utilizaban la prensa, según dice Monsiváis, como una universidad pública donde se esgrimían debates intelectuales, de los cuales la mayoría no entendió nunca el porqué, ni los contextos, fue excluido, es más nunca fue invitado a participar.

Nacían más periódicos cuyo objetivo era vender y mantener al público atento a la información, una información que no era precisamente informativa. Las noticias eran una carrera por el hecho más increíble o escandalosos, con desplegados que por su inmediatez no estaban diseñados para ahondar o seguir la noticia, lo efímero era lo vendible, y la propaganda más.

Hacer periodismo en esta era no era barato, es así que muchos diarios desaparecieron, sobre todo los de provincia, además excepto la ciudad de México, en provincia aun la represión periodística era fuerte, los cacicazgos se mantenían fuertes y no era tarea fácil. Además el gobierno crea una empresa reguladora de papel, con la encomienda de reducir los costos de prensa, mas sin embargo esto le daría el control de la venta y por tanto, una manera de presión hacia los diarios mismos. Además el gobierno tenía controlado y en su poder a distintos diarios a lo largo del país.

Pero vendría 1968, entonces el periodismo tendría otra catarsis. El Excélsior fue un ejemplo del periodismo que se venía dando y que en 1968 también se ve trastocado, no es ya un periodismo de ataque al contrario, sino un periodismo que si bien informa de manera más clara, y de alguna manera crítica, no deja de ser comercial, su posición demostró que la censura continuaba dándose en el país.

A la caída de los estudiantes, también cayó años después la de Julio Scherer al frente del Excélsior pero la oleada de diarios que comenzaron a surgir mostraba el fruto de lo sembrado por aquella coyuntura nacional. Surgieron muchos, unos al desaparecer otros, pero se ganaba un poco más de libertad, aunque condicionada. Pero producto de su comercialidad, el amarillismo y la nota roja, serian en muchos de los diarios el aumento de tiraje y ganancias.

Siglo XXI.

Para este siglo no podemos dejar de lado, es que a final de cuentas son en todos los casos que revisamos en la era moderna, los dueños de los periódicos son prominentes empresarios, que veían en el auge del periodismo mundial, un negocio redondo, tal y como se vivía en estados unidos. La libertad estaba coartada para el periodista, el editorialista, etc. Los intereses y favores entre empresarios y políticos no era algo nuevo, y esto causaba muchas de las veces conflictos y ceses inmediatos, así como censuras editorialistas, como la que inclusive ejerció el Excélsior en aquel fatídico 1968.

sin duda el trabajo y quehacer periodístico no es una práctica sencilla, conlleva una infinidad de relaciones y procesos que, en es en ese recorrido entre buscar la nota y la redacción, que mucha información no encuentra cabida, y es esa libertad condicionada la que impera.

 

Conclusiones.

Durante casi toda la historia de los medios de comunicación, siempre hubo alguien detrás de ellos, alguien que tenía el capital para lograr imprimir las gacetas, hojas, folletos y por supuesto que estos se movían a sus intereses. Desde la Hoja Volante, que estaba al resguardo de los criollos y se aseguraban de que los emisores no hablaran de más.

Hasta poco después de la independencia, solo se podía hablar de artículos, científicos, culturales, históricos, y para nada se hablaba de política o de alguna empresa. Poco a poco se dieron más libertades para publicar política y asuntos que le atañe a toda la burguesía.

Esto derivó en algo negativo para los que la clase alta, y hubo una censura terrible, aunque siempre hablando mentiras de que si existe la libertad de expresión, y otras cuestiones, para no dejar en claro su gran intolerancia hacia ciertas noticias.

Tratado después de estas situaciones, la prensa dio un giro radical, ahora todo se trata como mercancía, lo que busca algún medio es el morbo para vender y vender más. No les importa ya mucho el contenido, solamente el amarillismo, que es principalmente lo que más se vende.

Más actualmente, y con todas las nuevas tecnologías se van dando tipos de personas que realizan medios alternativos, que son contraposición de los más populares y comerciales, y así tratan de decir lo más objetivo posible las noticias, o tal vez, hablar lo que otros medios callan.

 

BIbliografía

Argudín, Yolanda (1987). Historia del periodismo en México. Desde el virreinato hasta nuestros días. Ed. Panorama. México.

http://historiaperiodismo.tripod.com/id3.html

 

 

 

[1] http://es.wikipedia.org/wiki/Ej%C3%A9rcito_Zapatista_de_Liberaci%C3%B3n_Nacional

[2] Declaración de la selva Lacandona: http://palabra.ezln.org.mx/comunicados/1994/1993.htm

 

[3] Ibídem

[4] Monjardín, Adriana López. “Unidad y pluralidad en el discurso de los municipios autónomos zapatistas. Así que pueblo de México y del mundo, aguas con esto” año 2002, primer capitulo

[5] Moritz, Juergen. “Los medios de comunicación en Chiapas. Tech. Chiapas: El Centro de Competencia en Comunicación para América Latina” , 2005

Anuncios