El último beso de amor verdadero

880851606cc6c9bfac55bc30cd21ee2fAntes de que las maquinas aprendieran a besar y que las personas se amaran en un código binario, existió un mágico poder llamado el beso de amor verdadero. Esta es la triste historia del último de ellos.

Hace muchas lunas, en un lugar donde el amor era la fuerza más grande y su manifestación más poderosa el beso de amor verdadero, nació el último de ellos en un alma inocente. Pasó su vida escuchando las increíbles historias de sus ancestros, el legado de su raza. Soñaba con los milagros que germinarían de él y lo harían parte de la historia.

-Tu poder, limpia los pecados y concede gracia en la siguiente vida.

Le explicó el corazón, un sabio alquimista del amor, cuando uno de los padres del alma que habitaba, se encontraba en su lecho le muerte.

El beso, emocionado, se alistó para bendecir. Pero en su lugar, se invocó a su a su frio, lúgubre y lacrimoso primo, el beso de despedida. Decepcionado, vio desvanecerse la llama hacia lo incierto.

Mareas después, cuando el alma que habitaba trataba de conquistar una agraciada alma afín, el corazón le advertía al beso.

-Tu poder une lo impensable y libera el poder del héroe mítico.

El beso, impetuoso, se preparó para vivir épicas aventuras. Pero hirvió en cólera al darse cuenta que, al ver la fortuna ajena, en su lugar había sido invocado su agrio, fibroso y metálico primo, el beso de avaricia. Lloró inconsolable al ver que lo que unía sus almas era la riqueza de sus familias.

Transcurrió una vida entera y una vez que se consumió la carcaza del alma que habitaba, se reunieron sus hijos alrededor de su lecho.

-Tu poder previene y cura cualquier maldición.

Aseguró el corazón.

El beso tomó el ultimo grano de esperanza que le quedaba y se colocó frente a la salida. Siete fueron los besos que se intercambiaron ese invierno y en todos, la sofocante, esquiva y avinagrada presencia de su primo, el beso de compromiso fue la que se manifestó en su lugar. El beso de amor verdadero, hundido en dolor y acompañado de siete besos de despedida, permaneció inmóvil y en silencio cobijado por una oscuridad que se tragaba su mundo.

Al no tener nada más que decir, el corazón dejo de hablar. El beso de amor verdadero murió con su dueño y, sin transformar ningún monstruo, y sin despertar ningún sueño, y sin romper ningún hechizo, pasó a la historia como el ultimo beso de amor verdadero.

Xphern

Anuncios

Un eco en sus pupilas

a_ship_in_the_dark_storm__by_larsbehet-d64c2pi

Escribir sobre uno mismo siempre es complicado. No es un error pensar que el sabio más sabio es aquel que puede imaginar perfectamente su reflejo en el agua. Adentrarse en las turbios manantiales de la mente implica reconocer la imposibilidad de aprehenderse sin mirarse en el espejo del otro. Al encarar el mar que lleva nuestro nombre, humildemente encontramos, más temprano que tarde, lo que no nos gusta del otro y anhelos, tan profundamente sumergidos, como ajenos a nuestra naturaleza.

Zarpar en mis picadas olas implicó resignarme a la idea de asomarme por la borda y mirar cada vez, no mi rostro, sino el de las miles de personas que mantienen a flote mi barca. Icé las velas y el viento me acarreó donde un mismo color abraza en todas direcciones al ingenuo que se aventura solo. Pronto extrañé la compañía, porque, ¿a quién alegran los juegos, a quién ensalzan los halagos, a quien entibian los abrazos que llegan a labios tiesos, oídos sordos y corazones secos. Cuando se está solo, el más absurdo dicta la ley, contradecir se vuelve absurdo y el orgullo se traga sin saliva. En un mar sin agua el vanidoso se mira en un espejo de carbón, la burla es uno mismo y nadie se avergüenza de su pereza ni sobresale por su eficiencia.

Pocas leguas antes del punto sin retorno tres sirenas, nostalgia, angustia e incertidumbre, sin importar la dirección que tomes, te siguen por el resto del camino. Al compás de su lúgubre motete, se busca entre los nubarrones alguien a quien culpar, alguien a quien agredir, alguien con quién ser sincero, pero no. Imposible ser leal a un estandarte, medir talentos con maderos y ejercer la crueldad contra los vientos.

Desatose el diluvio. La salada brisa cegaba mi visión. Con los puños raspaba mis ojos en busca de consuelo, pero las lagrimas se negaban a salir, apenadas por no saber si era apropiado. Estaba destinado a naufragar en juicio ajeno y sin poder compartir gloria alguna. A merced de un tifón invisible y sin más recursos que los que me heredó mi madre, arrié las velas. Paró la nave y con ella, la lluvia, la brisa, los cantos y las olas. Miré de nuevo por la borda. Un centímetro no había avanzado del puerto. Los rostros seguían ahí, mirando intensamente con un eco mío en sus pupilas. Entonces comprendí.

Al grito yo no fui: me fueron.

Mis esperanzas se fueron por el caño cuando me enteré que ninguno de mis esfuerzos por no asistir al Grito de Independencia en el Zócalo capitalino habían resultado fructíferos. Son las nueve de la noche del 15 de septiembre de 2015 y ni la lluvia ni el frio pudieron sobreponerse a mi engorrosa incapacidad de defraudar a un amigo. Mientras camino por la alameda duchado intermitentemente por los faroles, no puedo evitar pensar en la vergüenza de encontrarme con mi compañía por esta noche que me esperaba sentado en la escalinata de la entrada al Palacio de Bellas Artes desde las siete de la noche. Bastó una mirada para saber que el alivio de verme se sobreponía a cualquier emoción que pudiera sentir en contra mía. Sin demasiadas disculpas, ágilmente tomamos camino hacia el Zócalo. Contra lo que pudiera pensarse, esta noche, al menos antes de cruzar el Eje Central, no destaca sobre ninguna otra que haya pasado. De hecho, si no supiera sobre días feriados, sería difícil convencerme de que hoy es una velada de fiesta nacional. El metro, que esperaba ocupar como excusa por haber llegado tana tarde, viajó sin mayor retraso y la gente no se amontonaba por llegar a la periferia del zócalo como lo imaginaba. Me dio alegría saber que no era el único renuente a participar del evento sin saber la terrible decepción que viviría horas más tarde.

Por buscar como comunicarnos con otros amigos qué sufrían un destino similar al nuestro, no nos percatamos de que un cerco policiaco impide a los transeúntes el acceso al corredor de Madero. El flujo siniestro de gente nos lleva a buscar acceso a la plancha por la Avenida 5 de Mayo. Con mi frustración reduciéndose progresivamente al cruzar cada calle nos topamos con el primero de varios horrores. Una fila ofensiva que se extiende mas allá de la imaginación augura lo que serán horas de angustiante aburrimiento que ninguna platica por amena o divertida que sea podrá disimular. La llegada de un rostro familiar sirve para distraer mi mente de lo que de otra manera sería una monotonía mortal lo suficiente para percatarme de lo que probablemente temía más que otra cosa. Compartía la fila con miles de personas qué, pese a toda expectativa y esperanza de ser que fueran acarreados, de hecho parecían interesados en asistir al Grito. No se me malinterprete. Si hay sospechosos camiones de pasajeros estacionados por todos lados pero es imposible qué toda la gente que veo haya podido venir en ellos. ¿A que vienen? ¿A divertirse? ¿A apoyar al presidente Peña?¿A ser humillados y privados de sus cosas? Pasamos tres puntos de control en los que la gente es obligada a vaciar los contenidos de sus bolsos. Objetos como las plumas de los estudiantes, los cinturones de los osados y los paraguas de lo precavidos tienen que ser dejados al olvido a un costado de la acera por seguridad de quién. Pasamos detectores de metales, maquinas de rayos x y un cateo tan sabroso y profundo que me quedaron ganas de pedirle el “Whats” al policía, antes de poder entrar a la sede de un evento al qué nadie qué conozca, desea o recomienda estar.

Al margen de las once de la noche nos untamos al mar de gente que inundaba las faldas de la catedral. Las oleadas de empujones nos acercan milimétricamente al corazón de México. Maniobrando extrañamente, avanzamos procurando salvaguardar las pocas pertenencias que se nos permitieron conservar en los bolsillos, no sin perder el orgullo entre los arrimones. Sin poder avanzar un centímetro más, nos han decidido detener donde estamos, para maravillarnos con la visión del Presidente de México y su Primera Dama saludando a su pueblo en pantallas de alta definición. Los gritos de emoción y los abucheos en la plaza son apabullantes. La fiesta es grande, sus palabras, ignoradas y sus ¨¡Viva!¨ remplazados por ¨¡Puto!¨. Se trata de una inolvidable experiencia que me arrepiento de estar perdiendo. Los tres somos muy altos y no me imaginó como cualquier alma con una estatura menor a 160 centímetros puede no asfixiarse. Por si esto fuera poco, tras el repique estruendosas de campanas a pocos metros de distancia nuestro, un despliegue opulento de música ensordecedora y fuegos artificiales que se encienden al ritmo, amenazan con asfixiar a los asistentes. Pocos segundos después comienza el verdadero espectáculo. Cientos de brazas y pedazos de plástico se precipitan desde el cielo como proyectiles contra los que nos encontramos debajo. Entre las quejas de los afectados y quemaduras propias, optamos por escapar antes de resultar gravemente heridos por los cohetes o aplastados por la masa de gente que se disponía a salir antes que nadie para recoger lo que otros habían abandonado para poder entrar. Nos hallamos de nuevo cruzando los filtros ahora desmantelados y como era de esperase, no había forma de encontrar aquello que habíamos dejado atrás. Agriamente ignoramos esta situación y nos refugiamos en un local para reponer energías. Aturdido, ahumado y confundido desahogo mi frustración con un tarro helado de cerveza obscura mientras por el balcón del segundo piso, veo mi enojo irse a casa en metro. Cuando al fin es nuestro turno de buscar refugio de la penumbra citadina, el gigante de acero ha cerrado sus fauces y nos quedamos varados con nuestra estupidez pegada en la frente. ¡Viva Uber! !Viva¡

La tercera opción

Democracia

La vida universitaria a no es fácil. El estudiante promedio sufre demasiado día a día, ya sea peleando en el transporte, con los profesores, otros alumnos y la tecnología. Pocas son las oportunidades que se le presentan para aligerar los semestres. Es un crimen si las deja pasar, pero es suicidio académico ponerlas en contra de si mismo apelando a una endeble y exacerbada autoconcepción como buen estudiante, fácilmente atribuible a una racha de buena fortuna. El que un profesor ponga la forma de evaluar completamente en manos de los alumnos es un obsequio único de la divinidad en turno, y cuando el pasado 10 de agosto de 2015 fui testigo de cómo el grupo 1504 de la carrera de Comunicación y Periodismo de la FES Aragón fracasó en reconocer el potencial de esta situación, no hice mas que retirarme con una amalgama de frustración y decepción.

Por mucho tiempo estuve planeando la manera más clara de comunicar lo que a mi parecer sería la distribución óptima del porcentaje evaluativo para la clase de Géneros de Opinión a cargo del profesor Gustavo Castillo García, Premio Nacional de Periodismo. Pensaba justificar el porqué pienso es insensato otorgarle un alto porcentaje a los exámenes de un profesor del que no se conoce el estilo, el porqué tampoco es aconsejable otorgarle demasiado peso a la evaluación continua que por su naturaleza constructiva está sujeta malas calificaciones imprevistas, el porqué de todos los rubros, la asistencia es el más volátil de todos los rubros en especial considerando que, tras un par de faltas, se puede perder en su totalidad, y el porqué las exposiciones son una excelente opción para preparar una intervención digna, demostrar el conocimiento fácilmente y con suficiente tiempo de preparación. Sin embargo durante este proceso, en uno de esos momentos caracterizados por una mirada perdida en el horizonte, pensar en el interés que mostró el profesor ante nuestro proceso democrático desembocó en un mar de ideas a las que de otro modo jamás hubiera llegado.

En primer lugar me salta a la vista el nivel de arraigamiento del uso de la democracia como máximo solucionador de conflictos en la que nos han entrenado desde antes que conociéramos la palabra. Se nos enfrenta ante la toma de decisiones y cual perros pavolvianos babeantes tras el sonido de una campana recurrimos sin pensarlo a jugar a la democracia por los supuestos beneficios, porque todos entendemos las reglas del juego y porque siendo honestos, no conocemos otro. ¿Existe otra alternativa? Ahora lamento, abusando del espacio de experimentación y neutralidad de la UNAM, no habernos tomado el tiempo de imaginar una nueva forma de organización y de toma de decisiones mas amable con la diversidad en el estilo de aprendizaje del grupo en lugar de dejarnos guiar por nuestro egoísmo sustentado en un mecanismo de presión social y de dominaciones caracterizado por invalidar a las minorías y repercutir en su desarrollo. De este modo invito a cualquiera que pase su atención por estas líneas a tres cosas: a meditar si la manera en la que solucionamos los conflictos no está demasiado influenciada por nuestros propios prejuicios e intereses personales, a concientizar nuestros propios actos arbitrarios, por más pequeños e insignificantes que parezcan, cuando seamos prontos para juzgar las acciones ajenas, en especial las de nuestros dirigentes, y a fomentar la implementación de alternativas que procuren atender a las necesidades diversas producto de un proceso creativo movilizado por la sinergia.

Reseña Crítica: Globalización Informativa y Cibersociedad

 

El trabajo realizado por el Dr. Hugo Sánchez Gudiño se me presenta como una gran fuente de inspiración para la discusión académica por su decisivo planteamiento de problemáticas concernientes a una generación a punto de presenciar la inmersión casi total de la vida en la red. En un principio desconcierta el modo en el que se introduce a temas variados pero que con el paso de la lectura van cobrando sentido y se interconectan para generar un discurso de actualidad y innovación.

A manera de introducción, nos favorece con una contextualización histórica, geográfica y virtual que se sirve, en primera instancia, de retratar la evolución de la industria musical al cronologizarla transversalmente con la vida y obra de uno de los nombres más sobresalientes de nuestra era: Steve Jobs. Sin embargo aún no bien entrado en el tema ya realiza comentarios dignos de ser analizados con detenimiento aunque no parezcan tan relevantes como uno podría pensar.

Al finalizar su primer apartado de la introducción Sanchez augura: “Ahora llevamos música en el reproductor digital; en breve, llevaremos series y películas”. El ahora del que se refiere en el texto es un ahora situado entre el 2006 y el 2009 en que el mismo autor declara haber trabajado en el escrito. Es dentro de esta temporalidad en que debemos estar conscientes se posicionan sus puntos de vista que si bien aun no son obsoletos, ya se les puede empezar a leer con nostalgia a causa del engrasamiento de la maquinaria tecnológica a la que él mismo hace referencia. Si bien, a penas para 2006 YouTube encabezaba, junto con el Wii de Nintendo y un vehículo que recorre 5 mil kilómetros con cuatro litros de combustible, una lista elaborada por la revista Time sobre los mejores inventos de ese año, ya para 2009 la tecnología móvil, tanto hardware, como software había sobrepasado toda expectativa de reproducción multimedia. Ejemplo de esto pueden ser el sistema operativo Android, que ya se ganaba el favor de los consumidores, el iPhone que era considerado por el editor de T3 , Michael Brook, como “el mejor dispositivo de viaje del año” y “un dispositivo sin el que no se puede vivir” y del lado de la música, Spotify, que fue nombrado como innovación del año.

Mi intención no es demeritar el excelente trabajo, al contrario, reconozco su profundidad y exhaustividad, pero de este modo se plantea una de las problemáticas de las investigaciones a largo plazo. Como la tecnología, la información tiende a expirar mas rápidamente que lo usual, por lo cual sería conveniente, al terminar un trabajo de esta naturaleza, una revisión de todas las posturas para así hacer actualizaciones y adecuaciones oportunamente, brindándole un par de años más de vida a la tesis.

Una vez planteada esta cuestión, continua la contextualización mediante el reconocimiento del ocio como móvil de la maquinaria virtual. Se trata del divertimento de las masas donde las grandes compañías encuentran su nicho y es ahí mismo donde concentran todos sus esfuerzos por mantenerse líderes del mercado del entretenimiento en sus diversas vertientes, tanto en contenidos, como en tecnología. He aquí del porque de la inclusión de la biografía de Jobs, pues su influencia transformó notablemente la manera en que nos relacionamos tanto como con la tecnología, como con nuestros iguales.

Tratando de evitar caer en valorar si el establecimiento de la aldea global y de la homogenización cultural en el planeta, el avance de los medios para compartir el ocio ajeno viene acelerando hace años el proceso. La globalización informativa ha brindado a los usuarios un nuevo sentido de orgullo y pertenencia comparable al de una nación en la que podrán tener todos puntos encontrados, pero los une la necesidad de protegerla. Esta es la forma en la que entiendo la telépolis mencionada. Por eso, las leyes que apoyen el progreso de la sociedad de la información favorecen el fortalecimiento de comunidades intelectuales que de otro modo no existirían.

Preferiría pensar en lugar de una corrosión de la ciudadanía, en una evolución del concepto en que las barrearas del espació físico se rompen en beneficio de muchos bienes comunes que, hasta entonces, serían inimaginables de materializar y probablemente atemorizantes para aquellos que no vean la forma de incluirse.

Las empresas siempre han tratado de medir los patrones de consumo del publico y nos es hasta ahora en que gracias a la tecnología se hace de manera mas acertada. Rescato la manera en que Sanchez enuncia la respuesta a la que han llegado las élites tras analizar los datos obtenidos, pero que ya habían intuido mucho tiempo atrás. “La fórmula para escapar de lo obsoleto consiste en sustituir lo que acaba de ser lanzado y, simultáneamente, anunciar lo que será innovación dentro de cinco, diez o quince años.” Esta declaración crea un momentum significativo en el que se garantizan, como nunca antes, avances tecnológicos a costa del bolsillo del consumidor.

Es razonable que los grandes corporativos se vuelvan celosos de sus productos, planes y proyectos que, sin saberlo, cargan con un valor sociológico mayor al comercial que los motiva. Antes, se lanzaban los productos al mercado y mediante agresivas campañas mercadotécnicas se esperaba agradar a la mayor cantidad de gente posible pero ahora, gracias al feedback de los consumidores, las empresas pueden producir pensando en satisfacer las necesidades del público al que van dirigidos.

Por primera vez las masas exigen la producción y la innovación a diferencia de ser exigido el consumo. Las empresas ya no tienen que preocuparse por adivinar necesidades sino en cumplir peticiones que surgen de una verdadera necesidad de encajar en la cibersociedad. Gracias a este fenómeno, por primera vez, la humanidad dirige sus esfuerzos a desarrollar los avances que considera necesarios y que pueden, o no, estar de acuerdo con las élites económicas, culturales, gubernamentales, o intelectuales porque la incapacidad de una empresa de cumplir con las expectativas de sus consumidores se ve severamente castigada mediante el consumo de los productos de la competencia.

Si bien, todo el discurso monopólico capitalista, neoliberal esta perfectamente fundamentado, extensamente aceptado y reconocido como un problema que pone en riesgo el bienestar de muchos sectores vulnerables de la población, tampoco me gustaría satanizar el concepto sin reconocer sus méritos dentro del proceso de comunicación global y sin el cual no se sabe si se hubiera llegado a un punto de comunidad parcialmente universal como al que se ha llegado en el transcurso de nuestra historia.

Esta es la razón por la que plantear como solución a este problema esfuerzo por dar cabida a la “construcción de alternativas comunicacionales que reivindiquen difusiones descentralizadas y dinámicas participativas” es una cuestión que no se debe (y tampoco creo que Sánchez Gudiño lo haga) tomar a la ligera. Esto implicaría divertir todo el sustento del capital mundial invertido en la empresas al único esfuerzo de mantenernos conectado con la eficiencia con que lo hacen terceros por nosotros a determinado costo. Además de que si tomamos como hecho que la interconexión global se origina y tiene como objetivo satisfacer el ocio, habría que pensar en usuarios clasificados bajo un término paralelo al de prosumidor que Alvin Toffler habría acuñado en los 80, puesto que descentralizar la difusión de la comunicación implicaría vigilar y limitar el flujo del capital resultado de las interacciones en las redes.

Por lo tanto, aunque el individuo produjera y consumiera tanto sus productos, como los de los demás, los productos ni serían productos en toda la extensión de la palabra puesto que no se comercializaría con ellos ni los consumidores serían consumidores mercantiles puesto que tampoco realizan una transacción en un sentido tradicional. Sería interesante plantear una solución al problema de infraestructura que acompaña una descentralización tecnológica.

El texto también se encarga de exponer dos de los polos tensores principales en los que se desenvuelve la carrera de la innovación. Es bien sabido, y así mismo recordado, que el desequilibrio de la distribución de los bienes se traduce en la desinformación y la exclusión de la toma de decisiones de los menos afortunados que se ven atrapados junto con la democratización de la información en el estira y afloja de los grupos radicales separatistas de “fidelidad racial y religiosa” y las entidades globalizantes y absorbentes con estandartes comerciales hegemónicos.

Se reitera la idea de romper con las barreras que han separado intangiblemente las naciones con la eliminación de coagulantes del progreso global como el nacionalismo, y la identidad privada. Para las personas que crecieron inmersas en un mundo que enseñaba que la felicidad lograba a través del verbo tener y que el estrés de no perder lo que se tiene engendró la privacidad puede ser inconcebible un mundo ya sea real o virtual , en el que se vierta entera y honestamente la mayor parte del ser, para sumarse al ajeno, y democratizar el avance espiritual, intelectual, social, cultural y tecnológico de la comunidad planetaria.

Hace años que esta desenfrenada red de fenómenos entra a México con toda la fuerza que nuestro vecino del norte puede imponernos. La comprensión del progreso de las tecnologías de la comunicación en el país es de suma importancia para discernir de manera efectiva la manera en que esta problemática se incrusta en la venas de esta sociedad que aún se queja de su conquista.

De la impresionante capacidad investigativa de Sánchez a demás de lograr enlistar de manera simple y eficiente los pasos de bebe que daban las principales empresas comunicativas del país a la fecha del escrito cabe resaltar la reflexión sobre la capacidad mexicana de generar contenidos en comparación a las entidades ya más inmersas en las capacidades en línea. De ese tiempo para acá hemos demostrado ser capaces de producir y compartir contenidos variados y no sólo consumirlos favoreciendo así a las redes hispanas y a su desarrollo.

También es cierto, como lo menciona, que si en un principio los avances tecnológicos fomentaban en el país una actitud de colectividad, unidad y sociedad nacional, la apertura a los mercados internacionales acabó por integrarnos a la homogenización cosmopolita transnacional y a una estética ajena que exigía responder a ciertos parámetros para ser mejor recibida y consumida.

Con el cambió en nuestra manera de producir y de los contenidos, vino un proceso de asimilación y de conformidad con los nuevos estándares y procesos creativos. Aunque se viera una disminución en el consumo del producto local, se comprendió pronto que para recuperarlo habría que generar productos de calidad internacional aunque sin poder despojarse del característico toque mexicano.

Más adelante habla sobre como el exceso de la información ha venido en detrimento de la misma. Hace uso de la metáfora de los fluidos como reflejo de la superficialidad y liviandad con que se distribuye la información entre los ordenadores. Son la conexión perpetua y la información ininterrumpida los hilos conductores de las tendencias contrastantes de frivolizar lo profundo, de colocar a lado uno del otro lo mundano y lo trascendental y espiritualidades y belicosidades virtuales e infructíferas.

Enumera sobre éstas, cinco de las contradicciones más importantes que se pueden encontrar dentro de un análisis acerca de la sociedad de la información. La primera de ellas es la económica. Esta esta trata de exponer el desentendimiento sobre el desglose de las responsabilidades del precio a pagar por la nunca gratuita información. Habla sobre reconsiderar este mundo fantástico y utópico en el que reina la libertad como si ésta no fuera un producto capitalista que algún capital pone a disposición de todos pero con el objetivo máximo de favorecer sus propios intereses comerciales.

En la segunda denuncia una segmentación de los espacios motivada por el individualismo dentro de un supuesto marco de apertura. Donde impera la libertad, también se hace presente la poca coerción social.

También la necesidad de un intermediario forma una contradicción porque cuando se buscaba evitar que se interpusiera el pensamiento y la ideología de entidades o sujetos espirituales, artísticos, políticos, etc. en las interacciones sociales, resulta que también en las redes públicas se hacen presentes y logran movilizar a sus seguidores de una manera aún más eficiente de cómo se venía haciendo. La identidad y el sentido de pertenencia cobra un peso distinto en el que es posible pertenecer a mas comunidades aunque se sacrifique la profundidad de la integración. Como se menciona arriba, se hacen los lideres de opinión de públicos fluctuantes por su acceso no solo a una postura, sino también a las ajenas que de otro modo ocultarían.

También la trazabilidad concierne como cuarto punto porque donde se presupone un espacio abierto y libre, se ciñe un aparato de control y de vigilancia panóptica sobre el uso adecuado y moderado de las instalaciones virtuales, aludiendo a la posible criminalidad que trama una red de mal uso y distribución de la información personal. A este punto, muchos portales atienden tomando quejas sobre posibles infractores de los acuerdos de usuario y cadenas de bloqueo de información personal personalizables al nivel de confianza que se tenga de los otros usuarios.

Finalmente el exceso de información acaba abrumando tanto a los servidores como a los usuarios incapacitándolos para eficientemente clasificar, adquirir y desechar la información con que se ven bombardeados.

Para ayudarnos a trabajar sobre esta problemáticas, se ha hecho una gran labor de recopilación de las principales vertientes metodológicas interesadas en los conflictos de la cibersociedades. Es recomendable leer con detenimiento la interpretación que ha hecho de cada una. Entre ellas se menciona la postindistrialista, la del Estado rector, la de los gurús, la de la política y comunicación y la investigación crítica.

También dedica una considerable porción de su trabajo a hacer una exhaustiva crónica de los acontecimientos que llevaron al Silicon Valley a convertirse en el nicho de las telecomunicaciones y a concentrar, pese a sus adversidades ambientales, a grandes inversionistas, empresarios y a las mentes más brillantes.

Otro tema que destaca entre sus estudios es el de la vida virtual que ofrecen diversos software en línea y de su capacidad inmersiva y de convocatoria. Second Life, como muchos otros juegos de rol proporcionan la capacidad del usuario de multiplicar las posibilidades de su existencia terrenal. Se este modo los juegos de interacción en línea ofrecen la capacidad de experimentar incontables decisiones de vida en universos paralelos y fantásticos. El tiempo que se invierta en línea no tiene por que considerarse necesariamente como desperdicio porque como ocio, ofrece un escape de un realidad exigente y estresante donde los prejuicios y la incapacidad de crearse enteramente a uno mismo.

El principal valor de la investigación radica en la inmensa capacidad de condensar lo que de otra manera sería un panorama interminable de información y posturas respecto al avance de los medios virtuales de comunicación. Es un excelente punto de partida para iniciar acalorados debates sobre la ética, el futuro, el deber ser, el impacto de las redes en la vida humana, el quehacer tecnológico, el México dentro de una cultura global, etc. y todo llevado de la mano de manera coherente y fácil de digerir.

Cada apartado retrata una cara del complejo cambio sociocultural que se viene llevando a cabo y aunque falta aún mucho por ver a donde irá a parar Globalización Informativa y Cibersociedad maraca una pauta de investigación de problemáticas que conciernen en la inmediatez a la población mexicana que ya vive inmersa en la digitalización de la privacidad.

Se trata de un trabajo ampliamente ameno y profundo que independientemente de que se lea por segmentos o en su entereza, por su diversa gama temática, da pié a la curiosidad sobre el futuro de las interacciones y estructuras sociales.

La muy querida definición de familia sin dueño

Introducción

La familia es uno de los temas mas discutidos actualmente, tanto en México con el mundo. Ésto debido a los drásticos cambios que ha sufrido el concepto de la familia a lo largo del tiempo. Muchos organismos como la Iglesia, el Estado y la Academia han tratado de definir a la familia pero como era de esperarse, cada uno se sirve de definir la familia de la manera que mejor satisface sus intereses particulares. Los objetivos que las instancias persiguen y que las llevan buscar una definición de familia son muy diversos. Sin importar de si se trata de estudiantes o académicos tratando de investigar el fenómeno de las relaciones humanas o un sacerdote o pastor de una iglesia que busca la mejor manera de explicar a sus feligreses la importancia de la familia, una definición en la que se satisfagan sus respectivas necesidades teóricas y que provenga una fuente confiable, es indispensable para procurar un impacto adecuado en su audiencia. Podría uno asegurar que las fuentes que hacen referencia a las funciones, estructuras y conceptos de familia son interminables y no estaría demasiado alejado de la realidad. Basta con googlear (Merrian-Webster, 2006) “definición familia” para verse abrumado por la monstruosa cantidad de interpretaciones del concepto. Sin embargo al analizar minuciosamente cada una de ellas es mas probable que posible el caer en la conclusión de que, de acuerdo con los líderes de opinión mas importantes, como lo son, La ONU, OMS, los distintos diccionarios y wikis en línea, etc., la familia no es aquello que se prefiere concebir o, dependiendo el caso, no significa aquello que queremos comunicar. La reacción instintiva ante esta situación es buscar otras definiciones que favorezcan más el respectivo tratamiento que se le quiere dar al tema. Al proseguir con la navegación, indudablemente brotaran por todos lados definiciones tentadoras, prácticas y complacientes que, para pesar del navegante, pecan de provenir de fuentes dudosas y que de citarse, más bien demeritarían la validez del trabajo.

Pero, qué pasa cuando durante sus búsquedas, el navegante se topa con una definición justo en el límite de la flexibilidad y de la veracidad. Este es el caso del texto del que se hablará dentro de los capítulos de este análisis. Se trata de una definición de familia cuya fuente supuestamente es la UNESCO (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura en sus siglas en inglés) y que, sin demasiada preocupación, ha sido ocupada indiscriminadamente por distintos organismos; algunos de ellos mucho mas controversiales que otros. Este trabajo busca identificar cuales pueden ser las características del susodicho discurso de dudosa procedencia, que justifican la elección de éste por sobre otros mas respetables para representar el marco teórico de tan variados autores. Será mediante análisis actancial (Greimas, 1966), secuencial, y semiótico del texto (Barthes, 1974), se intentará demostrar que es debido a su gran apertura y vacío discursivos, sumado lo difuso de sus actantes es que se convierte en una definición propicia para satisfacer intereses particulares de cada investigación, independientemente del giro de ésta.

El trabajo está dividido en cuatro secciones. En la primera se presentará propiamente texto para poder discutir los actantes y la justificación que se le da a estos. En la segunda se realizará el análisis de las secuencias de acciones que contribuyen a establecer la lógica y eficacia del texto. En la tercera mostrarán algunas posibles lecturas que se les puede dar dependiendo de sus aplicación dentro de un cuadro semiótico. En la cuarta, a manera de conclusión, se replanteará el problema y la hipótesis para tratar de darles respuesta y comprobación.

 

El blog de la laboratorista: análisis actancial

Toparse con el texto en cuestión es muy sencillo. Si se googlea “definición familia UNESCO” aparecerá lo siguiente:

Busqueda Familia

Esta entrada del 8 de octubre de 2009 se titula “definición de familia UNESCO” y contiene el siguiente texto:Es justo en el primer link donde se encuentra. Esta liga conduce al navegante a una entrada de un blog creado en 2009 por Aura Morales Santillán, una, entonces, estudiante de laboratorista clínica del CBTis149 de Morelia, Michoacán.

 

A continuación se presentará la definición que la UNESCO ha realizado de la familia:

 

La familia es reconocida universalmente como una unidad básica de la sociedad. A pesar de los muchos cambios en la sociedad que han alterado sus roles y funciones, la familia continúa dando la estructura natural para el apoyo esencial emocional y material para el crecimiento y bienestar de sus miembros. Además, la familia es una unidad social básica de producción y consumo y, como tal, está en el núcleo del proceso económico. Sus necesidades deben estar estrechamente conectadas con los objetivos de desarrollo económico y social, como un estándar mínimo de progreso.

 

Fuente: UNESCO

 

El todo en si no parece tener problema pero las complicaciones aparecen cuando se trata de buscar la fuente directa de esta cita. Para encontrar un texto en internet, el navegante puede también googlear frases, extractos o textos enteros y si se toma esta medida con el texto presuntamente proveniente de la UNESCO se presenta un fenómeno curioso. Ninguna página relacionada directamente a la UNESCO proporciona redacciones cercanas a la cita y sin embargo aparecen muchas otras que o citan la entrada del blog de Aura, o sencillamente omiten la cita. Cabe mencionar que al menos durante esta investigación no se pudo encontrar ninguna cita previa a la del blog y por lo tanto, tal vez erróneamente, se asume que es ésta probablemente la fuente, si no original, al menos más cercana del mensaje.

Para acercarnos a una lectura más certera del discurso del texto nos podemos servir de identificar los agentes actantes. En los actantes se hayan los núcleos de la configuración del contenido. Los actantes tienen una interacción única y peculiar que se traduce como una de las claves de la popularidad del texto. Greimas (1990) adapta de las 31 funciones de Propp (1928) principalmente a 6 actantes en el texto. El sujeto es el primero y en este caso el más fácil de identificar: la familia. No se trata de ninguna familia en particular, mas bien se busca la generalidad. Aquella familia que los marxistas asemejan a una empresa y que la iglesia católica institucionalizó mediante el matrimonio. La familia a la que se refiere pretende a la universalidad, pero como ha llegado a la conclusión la Sra. María del Rosario Esteineau (entrevista personal 2014), es estrictamente casual y personal.

La inclinación de este acercamiento a la concepción de familia a una postura flexible se muestra más evidente cuando se le analiza a la par del objeto del texto. Para fines prácticos, el objeto es aquello que en el texto a lo que hay que moverse (Pérez 208). Es también lo que el sujeto busca, aspira, necesita y consecuentemente genera la acción. En este caso se expone que el objeto hacia el cual se orienta la familia es el del desarrollo. En el texto se lee que las necesidades de la familia están estrechamente ligadas a sus objetivos, que son tanto el desarrollo económico como el social. Para esta familia es indispensable el progreso y verdaderamente no se puede concebir de manera contraria. Esta es otra manifestación de la inmensa apertura de esta concepción. En la familia que se desarrolla también lo hacen sus miembros y cuando sus miembros se desarrollan, asimismo lo hace ésta. Esta sinergia idealista es una parte de la cavidad amorfa donde se acomodan plácidamente las expectativas de tan distintos citadores. Es así como la definición funciona, al menos en esta parte, tanto a conservadores ortodoxos como liberales de vanguardia. Sin importar el contexto el progreso de la familia es una constante aunque las diferencias entre los ideales de superación económica y social al sean diferentes para cada caso.

La tarea de localizar el destinatario en el texto es un tanto más sencilla que el de identificar al destinador. Suponiendo que el destinatario es aquello que se ve afectado directamente por las acciones del sujeto durante, y una vez alcanzado el objetivo, la opción obvia en este caso es cada integrante de la propia familia. En el texto se lee que es la familia la encargada de apoyar material emocionalmente a sus miembros pero al ser su objetivo el desarrollo propio, el crecimiento y bienestar de sus miembros pasa a ser una consecuencia de sus acciones. Si también es cierto que el éxito o el fracaso de la familia afecta de manera proporcional a los integrantes de la familia y a la sociedad, que es la sociedad sino los integrantes de las familias que la conforman. De este modo es como se muestra el destinador, que responde como punto de origen del objeto. Es la sociedad el destinador puesto que necesita el bienestar de los individuos para garantizar así el bienestar de las familias y por extensión el de la sociedad misma.

Quedaría por discernir el ayudante y el oponente. No hay ninguna opción de ninguna de estas que salte a la vista pero si se considera que su función es de proveer de ayudas y obstáculos produciendo las circunstancias, es posible inferir las opciones. Por el lado del ayudante la economía es probablemente la mejor ayuda que tiene la familia de esta concepción. Puesto que para el progreso de la familia requiere del desarrollo económico, un dominio de los fenómenos económicos favorece el bienestar de los individuos. Por otro lado aquello que se opone al desarrollo de la familia (como se concibe canónicamente) serían los cambios en la sociedad que alteran sus roles y funciones pues esto la aleja de la concepción cuadrada que la caracteriza. Es también gracias a que estos dos puntos quedan tan poco explícitos y tan prestos a la interpretación que se produce un espacio de confort para los citadores.

El cuanto de la Familia: análisis secuencial

El flujo de las acciones en el texto también es crucial para la interpretación del contenido del mismo. A pesar de tratarse principalmente de un texto expositivo puede encontrase también rastros de una estructura narrativa interna que conduce las ideas de un modo emocional. Sin forzar la lectura del texto se pudo identificar una secuencia clara que contiene cinco acciones principales que se desarrollan para dar cuerpo al mensaje. Es de un modo parecido al siguien en el que se narra “El Cuento de la Familia”:

Analisis secuencial

La historia comienza con el reconocimiento de la existencia de la familia. La sociedad y todos sus agentes la responsabilizan de la supervivencia al nombrarla la unidad básica. Es la familia los tabique que edifican la sociedad como se conoce y cualquiera que tenca una visión estructuralista podría aprovecharse de esta cualidad. Así es como tanto la Iglesia como el Gobierno pueden beneficiarse de este hueco argumentativo. Después de nuestro planteamiento prosigue la presentación del conflicto. De nuevo son los cambios que sufre donde se refleja el antagonismo; y con justa razón. ¿Porqué habría de considerarse dentro de esta particular interpretación de la familia como algo positivo aquello que la aleja de su concepción principal? Sin embargo, al no especificar cuáles son estas alteraciones, puede ahí también entrar el imaginario del citador a llenar los espacios vacíos como mejor le plazca. Para superar estos obstáculos la familia de esta historia provee de apoyo material y emocional a sus miembros en primera instancia para hacerles sentir seguridad y mantenerlos bajo su yugo, en segunda al mantenerlos unidos procura el bienestar que se manifiesta en sus distintos niveles, y en tercero porque mediante este método garantiza su supervivencia. De igual manera todas estas condiciones son fáciles de trasladar a contextos variados. La familia aspira a mantenerse a flote sola, pero no lo puede hacer de la nada. Es por eso que se dedica a mover la economía, que es su ayudante, mediante la producción y el consumo de bienes que solventen sus necesidades y propicien el tan anhelado bienestar que combate los cambios y alteraciones. En consecuencia y para vencer al mal encarnado en las alteraciones sociales se llena de necesidades que cubrir porque una familia que acaba con sus necesidades ya no necesita desarrollarse. Estos últimos puntos brindan un sentido de solidaridad y pertenencia propias de la modernidad y de aquellos que aspiran a ella.

 

Cuadro semiótico

EL cuadro semiótico es la base de la teoría de Greimas y se funda en las operaciones mas básicas de la mente que son la negación y la aserción. La relación de la superposición de éstas generan correspondencias que ayudan a discernir algunas de las lecturas que se le puede dar al mensaje. (de la Mata). En el caso de este texto a la familia se le pueden superponer lo que la hace desarrollarse y lo que la hace retroceder.

En este contexto, a la familia la desarrolla y no la desarrolla, el crecimiento y bienestar emocional de sus miembros. Lo que no la desarrolla pero no la retrocede es el ser un estándar mínimo de progreso. Lo que no la retrocede y si la retrocede es que se basa en la producción y en el consumo. Lo que la retrocede y la desarrolla es el que se generen nuevas necesidades. Lo que la desarrolla y no la retrocede es el progreso económico de sus miembros. Lo que la retrocede y no la desarrolla son los cambios en la sociedad que han alterado sus roles y funciones.

Gracias a este pequeño pero esclarecerte análisis de dejan entre ver algunas de las grietas en las cuales se depositan fácilmente las expectativas de los citadores varios.

Conclusión

El texto extraído del blog de Aura Morales fue utilizado indiscriminadamente en múltiples ocasiones y por distintos y contrastantes organismos. Mediante este trabajo se buscaba identificar algunos de los puntos clave que llevaban a estos citadores a elegir el texto tratado por sobre de otros de mayor validez; todo esto aun a pesar de su improbable relación a la UNESCO. Una vez desmenuzado el texto nos pudimos dar cuenta que en efecto, todos sus elementos, desde sus actantes, hasta sus posibles lecturas y pasando por su estructura similar a la narrativa, apuntan, como se predijo en un principio a que están llenos de agujeros y vacíos de contenido de los cuales es fácil prender las ideas propias de cada concepción de familia.

Si a esto le sumamos la supuesta relación con una de los lideres de opinión en la actualidad, es posible imaginarse la ligereza con la que probablemente se tomo la decisión de su inclusión y aplicación en cada texto. Investigaciones como esta mas que exponer o ridiculizar a los citadores mas bien provocan a la reflexión. Queda en el pensamiento la duda de cuantos casos como este se encontraran regados por la red. Aun mas preocupante es pensar cuantos textos, inclusive académicos se ven manchados por la imprudencia, la inconciencia y en general por la renuencia a verificar las fuentes citadas.

 

Glosario

  1. – Quien realiza el acto. (Greimas, 1990)
  2. – Autor intelectual de un texto que se sirve del de otro para respaldar el propio.
  3. – Utilizar el buscador web de Google para encontrar determinada palabra, frase, texto, etc. en linea. (Merriam–Webster 2014)
  4. – Usuario de Internet.

Bibliografía

  • Propp, Vladimir, Morfología del cuento, 1928.

¿Qué estás buscando?

Las redes sociales para adultos

Nada se me ha perdido

Anochece. La obscuridad que inunda mi humilde y desordenada habitación de estudiante se ve invadida por la luz de la pantalla de mi celular. El mensaje que se refleja en mis anteojos me indica que Numidi está listo para chatear. De un salto me acomodo frente al ordenador y tras unos segundos, la notificación sonora de Skipe me avisa que mi entrevistado está en línea. De un click inicio la videollamada con quien apenas hace unos días contacté a través de Grindr. Una de las decenas de aplicaciones sociales de encuentros para adulto que se encuentran de manera gratuita en el Android Market.

Frente a mi, se muestra la figura de un hombre, supuestamente de 28 años de edad originario del Estado de México. Parece mirarme en su propia pantalla y me saluda con un cansado gesto que parece ser una sonrisa. “El 14 de febrero no sirve para nada más que para gastar.” Afirma con hastío, seguramente refiriéndose al promedio de 256 pesos que de acuerdo con la Cámara de Comercio de la Ciudad de México gasta el ciudadano. “Pero a fin de cuentas está solo el que quiere estarlo. Ya no hay pretexto. Antes que por pudor, pues ya no hay pudor. Después que por falta de medios y ahora los medios sobran; nada más que esta de vuelta el pudor, o yo qué sé, la mojigateria.” Recalca retirando el espeso cabello chino de su frente. “Es un afán de querer vivir una vida del cuento en la que milagrosamente se te aparece un príncipe azul, te enamora con su galantería y te lleva lejos, muy lejos de tu realidad para vivir felices juntos por siempre.” Mira detrás de si, hacia la pila de libros sobre su buró, como recordando algo. “Es increíble que a estas alturas del partido haya allá afuera gente tan enajenada que deje de vivir su vida por esperar a un hombre perfecto que jamás llegará… Me enferma ver a la gente en la calle peleando por pequeñeces cuando en su pequeña concepción monógama y cristiana de la vida jamás encontrar a otro que tolere sus defectos como el actual lo hace. No hablo de conformarse, eso sería peor. Cuando uno no es feliz en la relación lo peor que se puede hacer es aferrarse a lo imposible. Ahí lo tienes. Pareciera que me contradigo pero todo es parte del mismo.” El periódico La Jornada ya había evidenciado que para el 2012 y a partir de las reformas de 2008 los divorcios en el D.F. aumentaron un 60%, incluyendo aquellos del mismo sexo.

Él notó mi confusión. Numidi (que se trata de su nick o apodo en la plataforma) fijó sus profundos ojos negros en la cámara e hizo un intento por explicarme paso a paso como se lleva a cabo la interacción en Grindr “Se trata de vivir la vida al máximo al momento y por lo que dure. En los perfiles siempre soy honesto,” Dijo haciéndome notar que su experiencia se extendia a mas de una red social. Bien Pudo haberse referido a otras como Tinder, Hot or Not, Hornet, Mangunt, Dudesnude, Badoo, solo por nombrar algunas de las mas populares en México. “mis datos físicos son los reales y la descripción sobre lo que puedo dar lo que espero del otro también es muy clara. No pongo lo que busco porque nada se me ha perdido. Me molesta que le pregunten. Los bloqueo inmediatamente si lo hacen. Si me preguntas otra vez también terminare esta conversación.” Ante la amenaza traté de replantear la pregunta. “lo que quiere decir, es eso mismo, que no busco nada. Que no ando por la vida proyectando ligues, amigos o cogidas. Si me gusta su perfil por cualquier razón lo saludó y si no me contesta, ni insisto, ni me tiro al drama,  ni lo maldigo. Hay con quien sólo intercambio privadas,” (Fotografías ocultas al publico general y que suelen ser de naturaleza explícita) “con quién chateo de vez en cuando y a quién si topo alguna vez. Por supuesto también hay muchos otros que mando por un caño.” Ríe y se cubre el rostro pudorosamente. “Con quien pasaré este 14 dependerá de mi humor. Si de ver tanta pareja me siento solo, en 10 minutos consigo a alguien para pasarla y si no hayo a nadie pues ni modo me la jaló con sus fotos.” Ya lo había dicho y no pude contener la risa.

 

Busco Amor

San Valentín era un sacerdote que, hacia el siglo III, ejercía en Roma. Gobernaba el emperador Claudio II, quien decidió prohibir la celebración de matrimonios para los jóvenes, porque en su opinión los solteros sin familia eran mejores soldados, ya que tenían menos ataduras. Se ha recorrido ya aun largo camino desde aquellas épocas en las que valores como el amor, el honor y la verdad iban de la mano. Ahora puedo decir con confianza que amo al gato gris que ronronea sobre mi espalda mientras espero sentado frente a la computadora a que se conecte la videollamada con Miracle19, un joven chilango de alrededor de 20 años de edad que me mando un guiño por ManHunt a un par de horas de haber abierto una cuenta. “No sé si lo has notado.” Me dice asomando la cabeza de entre una mortaja de cobijas para protegerse del frio. “Cada vez hay más gente que le pone su perfil: no creo en el amor. A mí me da mucha curiosidad preguntarles porque. Nunca me he atrevido pero no me imagino que contestarían: He salido con cientos de personas, de todas me enamoré y con ninguna funcionó; o la única persona que he amado me rompió el corazón y para olvidarlo, me cogeré a cuanto se deje.” Siento el frio de la mañana sabatina calando mi rostro previniendo una sonrisa empática de mi parte. “Ay no se,  es muy extraño. A mí no me ha ido particularmente bien en el amor. He llorado y rodado en el piso pero también he sabido salir adelante. Me duele la pienso dos veces antes de enamorarme pero jamás culparía al amor de mis desgracias, si mis caídas bien ganadas que me las tenia. Mira que no necesito a nadie para estar completo. Me sé estar bien sólo. Pero me gusta pensar que cuando la ente y uno mismo da de si, se dan cosas bonitas. Imagínate si diéramos todo. Pff,  que padre.” Inclusive Marcelo Ebrard durante su mandato dijo que la ley protegía al ciudadano de amar a quien quisiera.  “Por eso no me late que me digan cuándo le damos. Porque que estamos dando?” Impulsivamente descubrió su cabeza revelando el desaliñado cabello castaño que resplandecía rojizo al contacto con el haz de luz que se proyectaba por su ventana. “Sólo el cuerpo. Eso no lo es todo. No es nada. Cualquiera puede dar el cuerpo. Yo lo he hecho y nada más no me late. Me pongo muy nervioso. No nos conocemos y luego ni me acuerdo de su nombre y ni les interesa el de mío. Después a la mera hora estamos adivinando porque no nos conocemos no tenemos la conferencia de decir si nos está gustando o no. Terminamos y de cualquier modo me queda un vacío muy feo por dentro. Todo lo contrario que con mi novio.” Al mencionarlo, sus ojos también entran en contacto con la luz. Brillan de color miel. “¿Te dije que lo conocí ahí mismo en ManHunt?” Un estudio de statisticbrain revela que del total de parejas que se casan cada año, el 17% se conoció en internet. “Ya llevamos casi tres años y todo bien. Como toda pareja, ratos buenos, ratos menos buenos. Pero al menos a mí me esta durando mucho más que otros te conocí por la vida. No se que sea. Sí tenemos cosas en común, pero creo que es más bien porque yo ya sabía sobre él antes de decidir conocerlo en persona. No como en una cita normal en la que uno llega a conocer a la persona desde cero. Un perfil de da la ventaja de filtrar la gente que te atrae y que tiene intereses y preferencias afines a las tuyas. Hasta para eso hay que ser inteligente.” Al final no me pude resistir a preguntar… “¿Que si lo amo? ¡Claro! Y no necesito un santo para decirselo.”

 

No busco nada

“Me imaginaba que con tanto avances en la tecnología,  no tardarían en encontrar como fomentar las perversiones. Pero jamás lo hubiera imaginado lo fácil que es ahora andar de promiscuo.” Responde consternado Rodolfo Gonzales, un empresario de avanzada edad que aprovechando la derrama económica de alrededor de 1000mdp vende souvenirs del día de los enamorados en un puesto sobre la avenida Noria en la colonia Impulsora del Estado de México, cuando le platico sobre las redes sociales para adultos. “El problema es que no hay medidas de precaución. ¿Cuánto chamaquito no ha estar ahí metido sin saber cuan peligroso es tratar con cabrones desconocidos? Por eso los andan desapareciendo, los prostituyen y los venden por partes como carcachas. Sin los celulares a los hijos les podría tener en casa a la hora que se quisiera, porque si no, ya sabían que los estaba buscando por todos lados. Yo conocía a todos sus amigos y sus números de teléfono y sus direcciones. Ay de ellos si no estaba en donde decían estar. A todos los que conocían debían presentarlos en la casa y si no pasaban la prueba, por puros huevos no los volvían a ver.” No había forma de interrumpirlo. Continué escuchando atentamente mientras se las ingeniaba para cobrar y conversar al mismo tiempo. “Si llegaban tarde la puerta se les quedaba cerrada. Pasaban la noche en la calle además de la chinga que se llevaban en la mañana. Aunque mi vieja chillara y se metiera, tenia que hacerse porque era por su bien. Pregúntame si mis hijos volvieron a llegar tarde.” No hizo falta que preguntara. Contestó penosamente un instante después. “Pues la verdad si, pero porque eran unos cabrones; solo lo normal, lo que se necesita para la vida; para que sean hombres de bien pero no sé nos jodan tan fácilmente. Así salieron los que se casaron. Bien o mal siguen casados y los que están solteros tampoco le piden nada a nadie. Sólo con el menor fuimos más permisivos y salió gay. Lo amamos y respetamos mucho a sus amigos que trae a la casa.” Se detuvo un momento a pensar. “Con razón luego les pregunto de dónde se conocen les cuesta trabajo contestar. Con lo que me dices ya ni ganas me dan de volver a preguntar. Es que no comprendo cómo se anda viendo la gente sin conocerse. Con mujer estado toda la vida y si alguna vez llegue a estar con otra no hizo falta buscar en un catálogo para encontrarla.”

 

Busco sex y sexfriends

Son las 3:00 am y Sexotico0 ha accedido a skipear conmigo pero sólo en ese instante. Realizaba yo un trabajo de la escuela así que de cualquier manera no pensaba dormir mucho la noche que el fornido hombre de 38 años contesto mi solicitud de hacerle una entrevista. Su departamento de la roma debe haber estado mucho mejor aislado que mi cuarto puesto que en contraste con mis tres capas de ropa que necesitaba para protegerme del frio, él se dio el lujo de aparecer frente a la cámara con el torso desnudo. “El sexo es muy rico y hay que disfrutarlo mientras se puede. Ya de viejos no sirven bien las cosas y soló  andamos dando pena ajena. A todo el mundo le gusta coger y al que diga que no es un hipócrita un amargado o un feo. Entre más mejor.” Hasta hoy, Grindr tiene más de 4.5 millones de usuarios en 192 países. De acuerdo con Joel Shimkhai, fundador y actual presidente ejecutivo de Grindr, en América Latina, empezó específicamente en Brazil, que es el noveno país donde la aplicación es más popular. Pero México no está mucho más atrás ocupa el número 11. Hay más de 81 mil hombres en Grindr en México. Este número aumenta a diario. “Apoco no se anda más contento con mejor disposición hasta salen mejor las cosas. Siempre pongo de ejemplo a los mal cogidos de las oficinas de gobierno. Dime puto, promiscuo, lo que quieras; ninfómana no. Eso ya es exageración. Pero me siento mucho más feliz que los comprometidos, los fieles o los casados. Porque cuando ando con ganas y mi novio no (porque no me cierro a iniciar relaciones), nada más quedo con el guapo que esté más cerca. Su lugar, el mío, un hotel, un lugar público… las cabinas no me gustan por apestosas.” Hace un gesto de desagrado que tensa la mayoría de sus voluminosos músculos. José Luis Jiménez, Representante de la Asociación de Moteles, prevé una afluencia de 80% en habitaciones para las parejas que celebran San Valentín. “Encontrar un lugar donde coger qué es lo de menos. Si se rifa,  chido,  repetimos.  Si no,  sin problemas,  no lo vuelvo a ver,  no nos debemos nada y cada uno con su vida. Si a mi wey no le parece,  a la chingada. Uno,  porque esa actitud puritana me revienta las bolas, dos, porque no le pido fidelidad,  ni que fuéramos perros.” Los resultados de un estudio realizado por Facultad de Sicología y el Instituto de Investigaciones Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México muestran que 15% de las mujeres y 25% de los hombres han mantenido alguna vez en su vida relaciones extras con personas que no son su pareja. Y si se contabilizan las infidelidades sólo emocionales, es decir, que no involucraron sexo, los números se elevan a 35% en el caso de mujeres y 45% para los varones. El se expresa muy seguro y orgulloso, rascando con sus dedos su corto cabello y su abundante barba. “Lo que disfruto con otros es diferente a lo que siento y a lo que comparto con el. Ya quisieran muchos libertades así. Hasta se presta para más,  para armar tríos,  cuartetos,  orgías.  Si no lo aprovecha es su problema. Y tres,  porque siempre me protejo con condón para permanecer limpio.  Me da miedo que se me vaya a pegar algún bicho. SIDA, no ma’, toca madera. No tienes idea de la cantidad de gente,  de amigos que se han muerto de eso.” Por los festejos del Día del Amor y la Amistad la venta de condones en farmacias, tiendas de autoservicio y sex shops se incrementó hasta 30 por ciento. La gran variedad de texturas y sabores, y la seguridad que representa para quienes no quieren tener hijos, obligaciones o problemas al estar con alguien diferente a la pareja provocan que se vendan más preservativos este día que en el resto del año, comentaron encargados y empleados entrevistados en La Jornada. “Porque la putería y la precaución no están peleados. La verdad, si un perfil dice que tiene algo, o que so lo hace bareback,” (Sexo sin condón) “yo si me abro.  Si me da pena discriminar. Es decir, yo puedo tener amigos enfermos pero jamás podría acostarme con alguno de ellos. Estaría yo con mucho pendiente. Seguro no se me paraba.” En caso de que no hubiera quedado claro señaló con el dedo a su pene oculto de la vista de su webcam. “Sé de gente que tiene a sus novios, que se cuidan mucho y que no tiene problemas. Pero para que le busco si estoy consciente de lo riesgoso que es aún usando condón. Por eso me checo seguido. Si la gente lo hiciera, en otra situación viviríamos. Los exámenes no son caros y hasta los hacen gratis. Qué chido seria que pudiéramos hacerlo todos a pelo sin preocuparnos. Pero sólo lo hago con mi novio. “Detrás de el, sobre la cama que permanecía en penumbras, se acomodó una figura dentro del edredón. Se giro un momento y volvió a mirarme. “Apenas le dije: confía en que cuando estoy con alguien más me cuido por mí y por ti. ¿Puedo esperar lo mismo de tu parte? ¿Sabes que me respondió? Me dijo: puedes confiar en mí. Para mí eso es amor, amor de verdad.

 

 

Cibergrafía