El último beso de amor verdadero

880851606cc6c9bfac55bc30cd21ee2fAntes de que las maquinas aprendieran a besar y que las personas se amaran en un código binario, existió un mágico poder llamado el beso de amor verdadero. Esta es la triste historia del último de ellos.

Hace muchas lunas, en un lugar donde el amor era la fuerza más grande y su manifestación más poderosa el beso de amor verdadero, nació el último de ellos en un alma inocente. Pasó su vida escuchando las increíbles historias de sus ancestros, el legado de su raza. Soñaba con los milagros que germinarían de él y lo harían parte de la historia.

-Tu poder, limpia los pecados y concede gracia en la siguiente vida.

Le explicó el corazón, un sabio alquimista del amor, cuando uno de los padres del alma que habitaba, se encontraba en su lecho le muerte.

El beso, emocionado, se alistó para bendecir. Pero en su lugar, se invocó a su a su frio, lúgubre y lacrimoso primo, el beso de despedida. Decepcionado, vio desvanecerse la llama hacia lo incierto.

Mareas después, cuando el alma que habitaba trataba de conquistar una agraciada alma afín, el corazón le advertía al beso.

-Tu poder une lo impensable y libera el poder del héroe mítico.

El beso, impetuoso, se preparó para vivir épicas aventuras. Pero hirvió en cólera al darse cuenta que, al ver la fortuna ajena, en su lugar había sido invocado su agrio, fibroso y metálico primo, el beso de avaricia. Lloró inconsolable al ver que lo que unía sus almas era la riqueza de sus familias.

Transcurrió una vida entera y una vez que se consumió la carcaza del alma que habitaba, se reunieron sus hijos alrededor de su lecho.

-Tu poder previene y cura cualquier maldición.

Aseguró el corazón.

El beso tomó el ultimo grano de esperanza que le quedaba y se colocó frente a la salida. Siete fueron los besos que se intercambiaron ese invierno y en todos, la sofocante, esquiva y avinagrada presencia de su primo, el beso de compromiso fue la que se manifestó en su lugar. El beso de amor verdadero, hundido en dolor y acompañado de siete besos de despedida, permaneció inmóvil y en silencio cobijado por una oscuridad que se tragaba su mundo.

Al no tener nada más que decir, el corazón dejo de hablar. El beso de amor verdadero murió con su dueño y, sin transformar ningún monstruo, y sin despertar ningún sueño, y sin romper ningún hechizo, pasó a la historia como el ultimo beso de amor verdadero.

Xphern

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s